La Generalitat Valenciana cerró el año 2022 con un resultado presupuestario negativo de 3.382 millones de euros

La Generalitat Valenciana cerró el año 2022 con un resultado presupuestario negativo de 3.382 millones de euros

  • La Generalitat cerró 2022, último año del anterior Consell, con un resultado negativo de 3.382 millones, un 57,1% superior al de 2021 y el peor en seis años.

  • La auditoría de la Sindicatura de Comptes de la Cuenta de la Administración de la Generalitat del ejercicio 2022 constata la delicada situación económico patrimonial de la Hacienda valenciana, agravada por el incremento del gasto de los últimos ejercicios y la insuficiencia de recursos del sistema de financiación.

  • El órgano de fiscalización afea el recurso excesivo a los Expedientes de Resarcimiento por Enriquecimiento Injusto (EEI), que en 2022 se dispararon hasta rebasar los 1.357 millones, de manera que un tercio del total de los gastos de funcionamiento de la Generalitat de ese año se realizaron sin contrato o sin crédito presupuestario adecuado y suficiente.

  • La cuenta 413, correspondiente a acreedores por operaciones devengadas –gastos y compras no recogidos en el Presupuesto–, se incrementó en 555 millones.

  • El fondo de maniobra negativo de 12.811 millones de euros y el remanente de tesorería negativo de 4.998 millones de euros a cierre de 2022 evidencian el desequilibrio financiero de la Generalitat.

La Generalitat Valenciana cerró el año 2022, último ejercicio completo del anterior Consell, con un resultado presupuestario negativo de 3.382 millones de euros, un 57,1% superior al del año anterior y el peor de los últimos seis ejercicios. Además, el Govern del Botànic aumentó de forma “significativa” la cuenta 413, conocida como facturas en los cajones porque corresponde a compras y gastos no recogidas en los Presupuestos. En concreto, esta partida creció en 555,7 millones, un 57,9% más.

El fondo de maniobra, que refleja la capacidad de la administración de afrontar gastos a corto plazo, fue negativo por valor de 12.811 millones de euros, mientras que el remanente de tesorería (liquidez al cierre del ejercicio),  fue igualmente negativo por importe de 4.998,6 millones de euros. Ambos indicadores empeoraron respecto a 2021, lo que evidencia las dificultades financieras y tensiones de liquidez para atender los vencimientos de deuda a corto plazo.

Así lo pone de manifiesto la Sindicatura de Conters en su auditoría de la Cuenta de la Administración de la Generalitat del ejercicio 2022, que incluye varias salvedades sobre la ejecución del último presupuesto del Consell del Botànic y el patrimonio y de la situación financiera de la Generalitat reflejada en la Cuenta General de la Administración a 31 de diciembre de ese año.

Incremento sostenido del gasto

 

Según el órgano fiscalizador, el resultado de su auditoría muestra el “grave y creciente desequilibrio económico-financiero, patrimonial y presupuestario de la Administración de la Generalitat a 31 de diciembre de 2022, con una alta dependencia de los ingresos del endeudamiento”, después del sostenido incremento del gasto llevado a cabo por el anterior Consell y por la insuficiencia de recursos del sistema de financiación autonómica.

El resultado económico-patrimonial del ejercicio se vio condicionado por el incremento de los gastos en un 3,2%, un aumento que se suma a los de años anteriores, ya que desde 2017 no han parado de crecer. El informe destaca los aumentos del 7,3% en 2020 y del 9,3% en 2021 debidos a las medidas de lucha contra la pandemia.

Además, en 2022 se invirtió la tendencia creciente de los ingresos reconocidos de los capítulos 1 a 8. Por primera vez desde 2017, los ingresos cayeron en un 2022 un 7,4% por la reducción de las transferencias extraordinarias para paliar los efectos de la pandemia.

Ingresos ficticios del anterior Consell

 

En este sentido, la Sindicatura de Conters recuerda que el anterior Consell decidió incluir en el Presupuesto de la Generalitat para 2022 una estimación de ingresos “no ajustadas a la realidad de su ejecución”, al crear una transferencia a percibir del Estado de 1.000 millones de euros (fondo de transición a la nueva normalidad) que se sumó a la de 1.336 millones que habitualmente se incluía como partida “reivindicativa”.

“El déficit de los derechos reconocidos respecto a las previsiones definitivas en las transferencias corrientes del Estado del sistema de financiación ha sido de 1.758,9 millones de euros. Esta inadecuada presupuestación aumenta el déficit presupuestario y el recurso al endeudamiento, en tanto que los ingresos no se obtienen y los gastos que se financian sí que se realizan”, destaca el informe.

En este sentido, cabe recordar que el déficit de la Generalitat en el último año del Botánic fue el más elevado de sus dos legislaturas en el Consell y se disparó hasta 3.860 millones de euros, equivalente al 3,1% y superior al de todas las Comunidades Autónomas.

Un tercio de los pagos, fuera de Presupuesto o sin contrato

 

Entre los principales incumplimientos de la normativa de la gestión de los fondos públicos en los que se incurrió el anterior Consell en 2022, la Sindicatura destaca el excesivo recurso a los Expedientes de Resarcimiento por Enriquecimiento Injusto (EEI).

Ese año se tramitaron 611 expedientes de este tipo por valor de 1.357,7 millones de euros. Ello representa el 37,1% de las obligaciones reconocidas en el capítulo 2 (Gastos de funcionamiento), que es el capítulo en el que se generan la práctica totalidad de estos expedientes. Es decir, que más de un tercio de los gastos de funcionamiento contabilizados en 2022 por el Botànic se realizó se realizaron sin crédito adecuado y suficiente o sin contrato ni el procedimiento legal correspondiente.

La Conselleria de Sanidad fue responsable del 82,8% de los 1.357,7 millones pagados en 2022 por este procedimiento, lo que representa el 41,2% de los gastos de funcionamiento de este departamento.

Una cifra “que no se ajusta a la realidad”

 

No obstante, el informe de la Sindicatura de Conters destaca que el descenso de los EEI aprobados en 2022 “no se ajusta a la realidad”, dado que se ha trasladado a principios de 2023 “la aprobación de diversos EEI de gastos de ejercicios anteriores por cuantías relevantes”.

Por eso, y para analizar adecuadamente la evolución de estos expedientes en los últimos ejercicios, a los 1.357,7 millones tramitados en 2022 la Sindicatura añade un EEI aprobado por el anterior Consell el 27 de enero de este mismo año por el que se autorizó gasto sanitario sin presupuesto de los ejercicios 2019 a 2022 por valor de 588,6 millones de euros, un volumen “significativamente mayor que los aprobados a principios de los ejercicios anteriores”.

La suma de las dos cantidades asciende a 1.946,3 millones de euros, una cifra que comparada con la de años anteriores demuestra que el recurso a estos expedientes se incrementó progresivamente desde 2018 hasta consolidarse como el mecanismo ordinario para su aprobación, cuando deberían tener carácter excepcional.

El hecho de que muchos de esos IEE sean de gastos originados en el propio ejercicio para los que no existe contrato aunque pueda existir crédito disponible indica, que además de la dotación de crédito presupuestario suficiente, “resulta necesario incrementar la actividad contractual a través de una adecuada planificación, específicamente en las compras sanitarias directas del propio ejercicio no sujetas a la normativa de contratación”.

Además, estos expedientes consumen un porcentaje muy elevado del crédito presupuestario inicial, lo que deriva en un incremento de las obligaciones reconocidas devengadas que, por insuficiencia presupuestaria, no se imputan al presupuesto al final del ejercicio y se registran en la cuenta 413.

Esta cuenta 413 refleja 1.516,2 millones de euros de gastos realizados en 2022 y en ejercicios anteriores, pero que no se han imputado al presupuesto de ese año. El 73,9% de esas obligaciones se generó en la Conselleria de Sanidad: 1.120,9 millones de euros.

Aumento “significativo” de la cuenta 413

 

El informe de la Sindicatura de Conters llama la atención sobre el “incremento significativo” de esta cuenta 413 en 2022, cuando aumentó en 555,7 millones, un 57,9%. Su importe en 2022 fue el más elevado de los últimos cinco ejercicios al incluir también las facturas registradas de ejercicios anteriores tramitadas a principios de este año.

De imputarse la cuenta 413 al presupuesto del ejercicio en que se realizaron esos gastos, el resultado presupuestario de 2022 se reduciría en 576,6 millones de euros, mientras que el remanente de tesorería del ejercicio sería más negativo en 1.516,2 millones de euros por el saldo de esta cuenta 413.

Ajuste negativo por cambio de valoración

 

Por otro lado, el balance de la Generalitat Valenciana a cierre de 2022 muestra un patrimonio neto negativo por valor de 46.815,5 millones como consecuencia de la acumulación de resultados negativos por la insuficiencia de recursos de la Comunitat Valenciana, que tienen que cubrirse por medio del recurso al endeudamiento, por el resultado negativo de 2022 y por ajustes por cambios de criterios contable.

De hecho, en 2022 se registró un ajuste negativo de 6.172 millones en la cuenta correspondiente a resultados de ejercicios anteriores por un cambio sustancial en el criterio de contabilización del inmovilizado material, de forma que algunos bienes han sido ajustados al valor de tasación que figura en el Inventario General de Bienes y Derechos de la Generalitat a 31 de diciembre.

Recursos “cada vez más insuficientes” del sistema de financiación

 

Además, la Sindicatura de Conters dedica un apartado específico de su auditoría a la insuficiencia de recursos del sistema de financiación por su incidencia en la situación financiera y económico-patrimonial de la Generalitat.

Al respecto, destaca que los ingresos del sistema de financiación “cada vez resultan más insuficientes para cubrir las obligaciones reconocidas totales y no cubren el gasto presupuestario de naturaleza no financiera (excluyendo vencimientos e intereses de la deuda), de manera que el déficit presupuestario debe financiarse mediante el recurso al endeudamiento. En el ejercicio 2022, el recurso al endeudamiento se elevó a 9.419,2 millones de euros, equivalente al 36,7% del total de ingresos de la Generalitat.»

Scroll al inicio