2 niñas fallecidas injustamente en el hinchable de Mislata y nadie asume responsabilidades

2 niñas fallecidas injustamente en el hinchable de Mislata y nadie asume responsabilidades

Me enteré de la muerte de Vera por un artículo del director de este medio que entonces trabajaba en otro digital.

El 4 de Enero de 2022 fue un día fatídico en el que tras el vuelco de un mugriento castillo hinchable, fallecieron Vera de 4 años tras pasar varios días en cuidados intensivos y Cayetana de 8 años unas horas más tarde a lo que se añade un total de 7 niños heridos.
Hace muy poco, decidí unirme a este proyecto periodístico de Vicente Bellvís para realizar colaboraciones desde mi opinión al que de entrada agradezco que me permita hablar de un tema tan sensible y triste no para todo el mundo como vamos a comprobar durante el artículo.
Vera Mislata
Vera, una de las niñas de fallecidas de Mislata, era su primer día de feria
El suceso es investigado por el juzgado de instrucción 4 de Mislata en el que aparecen imputados los feriantes, el ingeniero y el técnico municipal del Ayuntamiento de Mislata a lo que a la espera estamos de si se imputa al concejal de fiestas, Antonio Arenas Almenar que ejerce su cargo como concejal de fiestas y de deportes sin formación alguna siendo el cuñado del alcalde Carlos Fernández Bielsa que no ha mostrado escrúpulos ni transparencia desde el momento que pasó hasta la fecha en la que estás leyendo este artículo a día de hoy y a pesar de todo esto, ha vuelto a ser elegido por mayoría absoluta en el municipio de Mislata.
Ya de entrada os tengo que decir que este artículo va a ser algo largo si queremos que se entienda todo lo que hay detrás, pero más largo es el infierno que pasaron, pasan y pasarán las familias afectadas. En consecuencia, es de justicia tomar tiempo a desmantelar una injusticia.

Todo lo que falló en la Feria de Mislata

La verdad es que es difícil saber por donde empezar puesto que estamos hablando de un hinchable cuyo estado era lamentable como ha corroborado un perito en su informe de más de 100 páginas.
Sin tener relación alguna con las familias, escribo en los lugares que puedo sobre este tema ya que considero que el no hacerlo, sería por mi parte injusto siendo mi único objetivo describir la situación que están pasando las familias, la injusticia e inseguridad de la feria que acabó con la vida de las niñas, y para exigir urgentemente que el nuevo gobierno priorice la seguridad de la infancia.
También os digo que como he señalado alguna vez en mis redes sociales, ojalá no hubiera tenido que escribir nunca sobre este tema y ahora, vamos con el tema del perito.
En un informe de 114 páginas, este técnico constata que la instalación de la feria se encontraba en un lugar diferente al que constaba en el proyecto que fue presentado al Ayuntamiento de Mislata. En consecuencia, las atracciones se encontraban en un lugar distinto y en un orden no previsto, sin que haya constancia de que se elaborase un plano de emplazamiento real de las atracciones, y pese a estas “modificaciones sustanciales“, indica el informe, el “Ayuntamiento autorizó la instalación de la feria”.
En el caso del hinchable accidentado, hace constar que ni se registra con su nombre comercial, ni con las dimensiones correctas, ni con el nombre del titular, y además se instala sin un certificado de montaje “in situ“.
Sobre las posibles causas del accidente, este ingeniero coincide con los informes policiales y señala una racha de viento superior a 70 kilómetros por hora, anclajes insuficientes y en mal estado de conservación y deficiencias en la supervisión de la instalación.
2 meses después del accidente, ya leíamos en titulares: “La policía concluye que Vera y Cayetana no habrían muerto si el hinchable hubiera estado sujetado por sus 30 anclajes” lo que corrobora el perito en su informe.
Tras analizar las características del hinchable concluye que la velocidad máxima del viento en la que se debe utilizar este tipo de atracción es de 38 km/h, por lo que “debería haberse cerrado en cuanto se detectara una brisa” y subraya que “había previsión de viento para ese día y era necesario estar muy atento”.

¿Podría haberse evitado la tragedia?

“Habría sido posible evitar el accidente si la instalación del hinchable se hubiese realizado de forma rigurosa. Con todos los anclajes (30) podría haber aguantado teóricamente hasta los 58,2 kilómetros por hora“, apunta este perito, que añade justo a continuación que “si la ráfaga que le hizo levantarse fue de unos 70 km/h no hubiese podido evitarse”.
La racha de viento que pudo haber levantado este hinchable y haber producido el accidente alcanzó los 72,4 kilómetros por hora, según las mediciones de la Agencia Estatal de Meteorología.
El informe pericial detalla que “durante la tarde del 4 de enero ya hubo rachas superiores a 30 km/h, por lo que se debería haber cerrado la atracción”. En este sentido, admite que “no es obligado para los feriantes disponer de anemómetro, pero el supervisor debería haber desalojado ante el movimiento del aire que excede la brisa moderada“, es decir, “aquel que mueve ramas, levanta polvareda y papeles sueltos”.

El estado de la “atracción” y de la propia Feria

Del análisis del material de anclaje concluye que las cintas se encontraban en mal estado de conservación, con cuerdas rozadas o deshilachadas y hebillas oxidadas. Apunta que se estaban usando cintas de nylon de las que se usan para “collares de perro o tendederos de ropa” de las que solo una estaba homologada (ver para creer).
Por otra parte, llama la atención sobre el hecho de que la instalación eléctrica de la feria debía disponer de un certificado emitido por la conselleria competente y que “no consta copia ni del proyecto eléctrico ni de presentación del mismo en la conselleria por parte del Ayuntamiento de Mislata”.
En este mismo sentido, incluye fotografías de “cables eléctricos empalmados con cinta aislante y sin cubierta” que estaban por el suelo.
¿Como es posible que el hinchable se montara en estas condiciones y nadie supuestamente se diera cuenta de nada para evitar la tragedia?.

El ingeniero que dice haber supervisado la feria “in situ”

El informe del perito designado por el juzgado que es totalmente imparcial sin tener ninguna relación con las partes, es demoledor y constata fallos no solamente en el hinchable sino en toda la feria al completo.
El ingeniero de los feriantes con despacho en Elche, dice que supervisó la feria en persona, pero sorprende que no tenga conocimiento de prácticamente nada de lo que se le preguntó en sede judicial y que tampoco hiciera fotos del hinchable que no estaba en su sitio ni en condiciones de ser montado.
La geolocalización del teléfono móvil, indica que solamente se conectó a antenas de Valencia cuando tuvo que declarar ante el grupo de homicidios por lo que esa “supervisión” se habría realizado a unos 200 kilómetros de distancia.
La excusa que utilizó el ingeniero, fue que se dejó el móvil en Elche, pero realmente aunque de verdad hubiera estado presencialmente, ha supervisado una atracción en mal estado como constata el otro profesional y por ello, tendría presuntamente responsabilidad en la muerte de Vera y Cayetana tras el vuelco del castillo hinchable de la feria de Navidad en Mislata si así se decidiera en su día.
El teléfono móvil es principalmente su herramienta de trabajo y es como si una persona tiene que desplazarse a pintar un piso dejándose la pintura (no me creo nada).

Empleados fantasmas, tipos sin papeles y accidentes anteriores

Os va a sorprender, pero el feriante que tantas atracciones tenía su nombre, no tenía a nadie contratado oficialmente desde hace años. Todo el mundo describe a una persona de origen magrebí que mientras los feriantes pasaban de todo e intentaban manipular la escena, este chico intentaba rescatar a los niños que habían quedado atrapados tras las lonas mugrientas. La familia de Vera recuerda a esta persona perfectamente puesto que la madre, le reprochó que Vera tuviera que quitarse las gafas ya que sin sus gafas rojas, la niña no veía prácticamente nada y la existencia de esta persona, es corroborada por testigos.
Esa persona ha desaparecido entiendo que por los motivos que le haya dicho el feriante, pero todavía hay un testigo cercano a la plaza de la libertad que describe a más de 10 empleados inmigrantes que dormían amontonados en una caravana no constando en la seguridad social absolutamente nadie de alta entre otras cosas porque los tipos llevaban la friolera de 9 años estando de baja fiscal sin pagar la cuota de autónomos pudiendo desarrollar su actividad con total normalidad.
Después de la angustia que la familia de Vera pasó durante días (tal y como relatan), donaron los órganos a la ciencia para ayudar a otros niños después del fallecimiento injusto de la pequeña. Tiempo después, explican que adoptaron a Blue de una protectora (un gesto también bonito en cuanto a lo que se merecen los animales).
Hace muchísimos años, trabajé en este negocio familiar y me cuadra las condiciones laborales que testifica la gente y por denunciarlas en un programa de televisión, fui coaccionado en la feria de Vinaroz hasta el punto de desvincularme completamente de la feria al ver la codicia de tantísimos “profesionales” del sector que si no tienen nada que ocultar, no entiendo el miedo a que denuncie públicamente las malas prácticas laborales.
Si bien el tener unos principios en esta vida tiene sus consecuencias y yo no podía seguir formando parte de personas sin escrúpulos que en cierto modo, estaban frivolizando sobre la muerte de dos niñas ya que todo lo que tuve que escuchar, para mí se queda.

En 2017 se produjo otro accidente en un hinchable de Mislata

En ese entonces, Víctor caería desde arriba de un hinchable que en teoría, estaba mal cerrado y sufrió una rotura de tercer grado con desplazamiento de hueso que de no ser por poner el brazo el pobre niño, hoy en día tampoco seguiría vivo.
Cuando la familia volvió a la feria al día siguiente, el tipo había desaparecido y el Ayuntamiento de Mislata decía que esa atracción no estaba en la lista que había suministrado el ayuntamiento a la feria.
Lógicamente, la familia contrató una abogada tomando acciones legales que por la vía penal, fueron inmediatamente sobreseídas sin investigar nada en instrucción 1 Mislata y por la vía civil contra el Ayuntamiento de Mislata, también perdieron puesto que no se podía demostrar el estado del hinchable al haber huido su responsable.
¿Porque el Ayuntamiento de Mislata a día de hoy tampoco quiere dar explicaciones de este caso y que es lo que están ocultando?.
Todo esto se suma a una larga lista de accidentes en diferentes zonas de España que nos hacen cuestionarnos si de verdad las ferias de atracciones y parques son seguros o si se supervisan suficiente (estoy seguro de que en muchos casos sí, pero esto no puede depender de una simple apreciación puesto que hay muchas vidas en juego).

“El alcalde y toda la corporación municipal podrían estar ocultando información”

El concejal de fiestas y cuñado del alcalde, Antonio Arenas, era descrito como el elefante por la oposición en un pleno bochornoso al que acudí en octubre mediante el cual, grupos de la oposición con ideología totalmente contraria, pedían responsabilidades políticas tanto al concejal como al alcalde por su responsabilidad política respecto al accidente ocurrido en la feria de Navidad y la falta de explicaciones respecto al mismo al igual que la falta de supervisión.
María Luisa Martínez Mora como portavoz del ayuntamiento, dejaba el primer turno de palabra en blanco usando el segundo para que nadie le pudiera responder y en lugar de dar explicaciones, victimiza al partido “socialista” atacando a la oposición- Pero basta prestar atención a ese pleno para ver que declaraba un texto aprendido y seguramente mandado por el alcalde a la vista de que se atascaba mientras hablaba.
La imputación del concejal de fiestas fue desestimada por el juzgado, pero dejando la puerta abierta a que se pudiera hacer más adelante y la representación legal de la familia de Vera representada por Jorge Carbó era clara en un escrito presentado al juzgado:
«Es la persona que decide realizar la actividad de la feria; quien contacta con el feriante para encargarle su ejecución, sin publicidad ni concurrencia alguna, a pesar de que cesó en su actividad como feriante en 2013, quien decide no ordenar la inspección de las atracciones, y por tanto el responsable de que no se comprobara ni la ubicación, ni que el montaje se acomodara al proyecto o a la declaración responsable; y es quien, por delegación de alcaldía, autoriza la instalación de la feria».

¿Quién limpió la sangre de Vera y quién escondió su muñeca?

“Se desangró y el feriante ni la miró”, así de duro y contundente era el relato de la madre de Vera cuando prestó declaración frente a la jueza instructora. Según declara, la niña se estaba desangrando y el feriante pasó a medio metro cogiendo una muñeca que había ganado la niña en la tómbola y volviéndola a poner en venta.
El feriante fue pillado por una de las agentes dentro del perímetro de seguridad en el que la sangre de la pequeña estaba limpiada intencionadamente mientras el feriante tras ser preguntado, echaría la culpa a los empleados del samur con toda su cara.
Legalmente no puedo acusar de que lo hiciera él hasta que no haya una sentencia y a pesar de mi sospechas, pero si es verdad que los empleados del samur no hicieron esto como hasta el mismo abogado que defiende a los feriantes dejó claro en un programa de televisión diciendo que no saben si alguien limpio la sangre y en el caso de que así fuera, quién lo hizo. Cuando un abogado se contradice con su propio cliente, sabemos que nos quieren tomar por ignorantes (por utilizar una palabra suave).
El abogado realmente dejó a sus clientes por los suelos en ese programa de televisión ya que se le veía muy nervioso y entraba en contradicciones mismamente cuando fue preguntado por las condiciones laborales diciendo desconocerlas para luego decir que contratan personas puntualmente cuando ya había declarado desconocer el historial de contrataciones que habían tenido.
Lo que los feriantes han declarado ante el juzgado, es que los empleados trabajan casi voluntariamente dándoles una pequeña aportación metálica o invitaciones para la feria por lo que la inspección del trabajo también tiene que acudir a las ferias a menudo ya que hay más trampas de las que pensamos.
En una carta publicada un año después, la familia indicaba que se trataba de una feria triste y sin luces detallando con todo lujo de detalles y precisión, la falta de humanidad del alcalde desde ese momento hasta ahora. Un alcalde que a menudo, presume de las mejores fiestas de la historia y tiene una preocupante obsesión con salir constantemente en titulares, en fotos e incluso en la revista municipal que cuesta un importante dinero a las arcas públicas saliendo solamente él o si acaso, algún concejal de su partido.
“Este señor tiene una imagen de sí mismo que se ha creado y es totalmente falsa puesto que ni es transparente ni tiene la humanidad de la que tanto presume a diario añadiendo que posteriormente, hasta el perfil de Twitter del Ayuntamiento de Mislata reconocía (a su manera) que el concierto de Camela había sido inseguro también.”
Describe la familia de Vera en su carta y el abogado en ese duro reportaje en la televisión valenciana, que la niña estaba feliz porque era su primer día de feria (pero quien iba a decir que el último). De la familia de Cayetana no puedo hablar mucho puesto que no hacen declaraciones públicas más allá de la que hizo su abogado Pedro Javier Gil diciendo básicamente que se dejara de forzar y presionar a la familia por parte de los periodistas y que se tienen que aclarar muchos temas como quien estaba responsabilizado de la atracción, el tema de los anclajes y del ingeniero. Respecto a los periodistas, la familia de Vera coincide con la de Cayetana en que estaban a la caza del morbo.
En este tema tan sensible hay que tener mucho tacto y hay que pensar muchas veces como decir las cosas y de hecho, antes de mandar los artículos que escribo sobre estos temas, siempre me aseguro de revisarlos varias veces ya que es lo que merece una causa como ésta, siendo también importantísima la libertad de expresión siempre y cuando se sea prudente por lo que en consecuencia, colaboro en los medios de comunicación que puedo para hacer llegar las cosas desde mi punto de vista a la sección de opinión.
Todos los temas relacionados con la infancia, me son muy sensibles y pudiendo hacer algo, porque no hacerlo.
También me aseguré de que a las familias no les pareciera mal lo que escribía ya que de lo contrario, nunca hablaría de este tema que es el motivo por el cual me esperé a opinar sobre el mismo una vez sucedió ya que Cayetana murió al rato, pero Vera luchaba por su vida en cuidados intensivos no sabiendo lo que iba a pasar con ella hasta que leí el triste artículo del director de este nuevo medio anunciando su fallecimiento y siendo todo incógnitas de las que intenté ser prudente hasta que se fue conociendo toda la oscura realidad que se escondía e intentaba ocultar por parte de los implicados.

“El alcalde Carlos Fernández Bielsa no ha mostrado la más mínima humanidad”

Cuando pierdes a una hija, no me quiero imaginar lo que supone el día a día por lo que cada persona lo llevará como mejor pueda.
En consecuencia, la familia de Cayetana no suele salir en redes sociales mientras que la de Vera sí difunde a su hija y todo lo relacionado con esta injusta situación.
Tras salir en campaña electoral el alcalde de Mislata Carlos Fernández Bielsa en un medio de comunicación de los más leídos diciendo que esto fue su peor momento como alcalde pese a llevar callado más de un año, la familia de la niña de 4 años fallecida se pronunciaba en sus redes sociales:
El alcalde de Mislata, Carlos Fernandez Bielsa, dice que el accidente del hinchable “fue el momento más duro que ha vivido como alcalde” (como algo que ya queda lejos, que ya ha pasado), cuando nunca se ha preocupado por el infierno que estamos viviendo. 
No dudamos que haya sido su peor momento, pero no por humanidad (puesto que nunca ha demostrado que le afectara humanamente esta tragedia evitable). Por sus actos ha demostrado que ha sido “su momento más duro” porque siempre lo ha visto como un marrón que podía interferir en su carrera política. 
Dice el alcalde que debe mantenerse al margen de la investigación. Lógico, así evita dar las respuestas que nadie ha dado en el Ajuntament de Mislata (etiqueta a la página). ¿Por qué no hay licencia de actividad de la feria? ¿Por qué estaba instalada en una ubicación distinta a la del expediente municipal? ¿Por qué se permitía seguir montando feria en Mislata a un tipo sin papeles, sin trabajadores de alta y con un amplio historial de accidentes? ¿Por qué nadie del Ayuntamiento supervisó lo que tampoco revisó el ingeniero del feriante? Y un largo etcétera de preguntas sin respuesta. 
En algo sí estamos de acuerdo con el alcalde de Mislata, y es en que como bien dice, “ahora de lo que se trata es de que se haga justicia”. Si para él ha sido su momento más duro como alcalde, imagínense para nosotros como padres. #SonrisaVera.
No es la única vez que se han pronunciado respecto a las polémicas habituales que el alcalde protagoniza en redes sociales ni creo que sea la última.
Lo cierto es que el señor Bielsa pese a que ha vuelto a ser elegido por mayoría absoluta y lo quieren de nuevo en la Diputación de Valencia, no ha mostrado el mayor escrúpulo respecto a este “accidente” pese a perder la vida injustamente dos niñas y señalarse públicamente a su Ayuntamiento. ¿Qué es lo que está ocultando para no dar explicaciones como máximo representante de Mislata y para no atender a las familias?.
La familia de Vera describe aquel abrazo forzado que les dio el alcalde de Mislata para poco después, activar el modo avión como bien indican. Un alcalde conocido por su falta de respeto y discusiones especialmente en redes sociales en las que lejos de mantener las formas entendiendo que es el alcalde de todo Mislata, coordinador provincial del partido que representa y vicepresidente de la Diputación, hace justo lo contrario.
Intento no ligar este tema tan sensible a la política y voy hablando según veo que pone la familia, pero si me preguntaran a nivel personal, me hubiera gustado que Carlos Fernández Bielsa no hubiera vuelto a ser elegido en Mislata por éste y otros temas como la falta de sensibilidad respecto a los animales.
Más allá de eso, se ha dedicado a proteger a su cuñado el elefante que sigue como concejal de fiestas y también, de deportes sin dar mínimamente la cara tan siquiera en aquel pleno que era punto del día.
Tras ponerme en contacto con el concejal a través del formulario de contacto de la web del Ayuntamiento de Mislata, obtuve la callada por respuesta como bien me esperaba.
Ahora esperaremos ver si esta persona es también imputada o no, pero para mí sí que tiene responsabilidad política y moral en el suceso aumentando junto al cacique del alcalde, el dolor de las familias (suceso que solamente les ha afectado por el marrón que suponía para su carrera política como bien dijo la familia de Vera en sus redes sociales y he citado anteriormente).
Total, unos feriantes que montan sin papeles, sin empleados, sin cumplir el lugar asignado en el proyecto municipal y con el hinchable completamente destrozado, un ingeniero que certifica que todo está bien supuestamente sin pisar el pueblo y un ayuntamiento que calla ante la responsabilidad que pueda tener respecto a este accidente por negociar con tipos sin actividad y no supervisar nada pese a que el informe del ingeniero ni siquiera tenía fotos y sabiendo como Ayuntamiento los avisos meteorológicos de ese día entre muchas otras cosas que fallaron.
El viento que hizo volar a las niñas por los aires, simplemente era una representación de la codicia de todas las personas que estoy nombrando.

Las muertes injustas de Vera y Cayetana deberían hacer reflexionar sobre la seguridad de las ferias itinerantes

En consecuencia, nada podemos hacer por Vera y Cayetana, pero sí es nuestra responsabilidad moral exigir al próximo gobierno que priorice la seguridad y derechos de la Infancia ya que si no lo hacen, esto seguirá costando vidas al igual que la Policía Nacional, puede hacerlo aunque no tenga obligación como tal.
Este es mi segundo artículo como colaborador en artículos de opinión para este medio y es agradecer la humanidad de permitirme dar los detalles de un tema tan sensible y que seguramente, sea evidentemente de interés para los lectores por todo lo que conlleva.
Ni la oposición ha obtenido la documentación solicitada desde entonces ni las familias han obtenido explicación alguna lo que es injusto e indecente.
En todo momento he sido objetivo y he respetado la presunción de inocencia limitándome a reproducir todo lo que las familias han querido hacer público, las imputaciones que existen, el informe policial y pericial, la acusación del ministerio fiscal, las contradicciones constantes, los reproches o actuaciones de la oposición y la clara falta de transparencia del Ayuntamiento de Mislata. Hasta que no haya una sentencia, yo no puedo decir que son penalmente responsables, pero si en cuanto a la inexistente ética, nula humanidad y nulos escrúpulos.
Esto no puede volver a suceder y por ello, escribir cuando se puede al respecto, es para mí una obligación moral a la vista de toda la gente sin escrúpulos que hay, que si cualquiera de todas hubiera hecho mínimamente su trabajo, hoy Vera y Cayetana seguirían vivas, pero su fallecimiento manchará el bonito cartel de ciudad amiga de la infancia que vemos por la mayoría de parques del pueblo para siempre o al menos, mientras el municipio sea gobernado por Carlos Fernández Bielsa y no por otra persona con más humanidad, empatía y respeto a las familias.
Por un poco largo que parezca, os puedo asegurar que me he quedado cortísimo con este artículo y seguramente me haya dejado varias cosas, pero principalmente, es evidente que las familias están pasando un calvario, que estas muertes eran facilísimas de evitar y que todavía se está a tiempo de salvar muchísimas vidas si se hacen las cosas bien.

Diego Nevado

Scroll al inicio