La Generalitat Valenciana borra los correos del equipo de Oltra e impide al juez seguir investigando

La Generalitat Valenciana borra los correos del equipo de Oltra e impide al juez seguir investigando

«La fiesta del caso Oltra» continúa con unos invitados inesperados

La policía que sigue las investigaciones por el denominado como «Caso Oltra» que trata de dilucidar si el equipo de la ex-vicepresidenta de Compromís, Mónica Oltra ocultó pruebas e incurrió en algún delito para salvaguardar a Oltra en el caso de Maite, la menor tutelada por le Generalitat Valenciana y abusada por el ahora ex-marido de Oltra en un centro de acogida se ha encontrado con un muro inesperado.

Existen 13 imputados -ahora se denominan investigados- por esta circunstancia y el Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia sigue investigando, ampliando la investigación el pasado mes de diciembre de 2022 a todos los correos del equipo de la propia Oltra, a petición de la acusación popular que ejerce desde Gobiérnate Cristina Seguí.

La policía habría comunicado al juez la imposibilidad de analizar todos los correos del equipo de la Consellería de Igualdad y políticas inclusivas, a la par que vicepresidencia primera en la época de Mónica Oltra, ya que estos correos han sido borrados del servidor que utiliza la Generalitat Valenciana

¿Quién ha borrado los correos?

La Generalitat Valenciana un mes después de que la actual Generalitat Valenciana comandada por PPCV y Vox tomara posesión borró los correos de los anteriores dirigentes políticos. Así, aseguran desde la actual Generalitat que es la empresa Microsoft la que un mes después de dejar sus cargos ha borrado del servidor automáticamente estos correos. Todo a pesar de saberse y conocerse públicamente de esta investigación desde hace más de un año.

La reprimenda del juez se amplía al equipo de la actual Vicepresidencia Primera, hoy en manos de Vox y cuyo titular es Vicente Barrera porque no ha sido hasta la cuarta vez requeridos cuando han contestado al juez sobre el organigrama exacto de la vicepresidencia en la época de Oltra, una información requerida antes en tres ocasiones al actual conseller Barrera y su equipo y que remitían al juez al portal de transparencia de la GVA.

Un sinsentido más en esta novela de película de ficción-novela de suspense en que se ha convertido el caso Oltra, el casod e su ya ex-marido y todo lo relacionado con el abuso a la menor tutelada.

El mejor guión de Netflix

Todo esto da para uno de los mejores guiones de Netflix, porque la realidad siempre supera la ficción, y el giro inesperado es de quién más desde la política exigió luces y taquígrafos para saber lo sucedido y a la postre el que va a impedir que se siga investigando este asunto al borrar los correos, la crónica de lo absurdo del mejor guión del genial Berlanga.

Ahora el juez deberá seguir trabajando en esta causa compleja, pero tendrá parte de las manos atadas y una crónica sesgada al borrar parte de los documentos a investigar, un fallo, un error, un sinsentido más de la política valenciana, que sigue escribiendo su crónica negra y donde los guiones peliculeros no cesan, a pesar del cambio de gobierno, la Generalitat Valenciana, los altos cargos y su leyenda negra continúan, y seguiremos escribiendo un nuevo capítulo de esta novela en la que se ha convertido un caso donde todo es de película, desde los actores al propio guión y donde los actores secundarios se convierten en protagonistas inesperados. No hace falta suscribirse a Netflix porque el verdadero espectáculo es la propia política valenciana, la que pagamos con nuestros impuestos y donde se sigue este circo «a la valenciana».

Al final Mazón y Vox nunca se podrían creer que iban a ser los aliados de Oltra y de su equipo, pero así lo han sido, gracias a sus propias acciones, y una vez más este asunto se enrarece e intrinca más y más y el juez tendrá una dura labor de investigación donde cada vez se le cierran más puertas.

Al menos sabemos que el condenado por dos veces marido ( ahora ex-marido) de Mónica Oltra, el educador infantil ya duerme desde hace unas semanas en prisión tras requerirle el juzgado su ingreso en la misma para cumplir la sentencia. Es la única afirmación tajante que podemos hacer en un caso que se ha convertido en una novela de misterio, con tintes policíacos, de suspense y hasta crónica de lo absurdo.

Scroll al inicio