La crisis de los medios de comunicación valencianos agudizada por los políticos golpea con fuerza al Levante-EMV

Ayer los trabajadores se concentraron a las puertas del Diario Levante-EMV tras los nuevos 5 despidos del día anterior. Aseguran que “no sobra nadie”.

En un duro comunicado el Comité de empresa asegura que tras ERES, reducciones de plantilla e incluso con medios de los propios trabajadores para no usar los de la empresa, años de recortes ahora se saldan con más exigencias para los trabajadores, más despidos y reducción de plantilla.

“Reduce Prensa Ibérica y Levante-EMV la plantilla y exige más a menos trabajadores”

Aseguran se sienten ninguneados y despreciados por un medio que añaden “no sabe gestionar”, asegurando que gastos superfluos como el alquiler del edificio no son rebajados, pero siempre “cuadrar las cuentas recae sobre los trabajadores”.

Los sacrificios de los trabajadores

 

El comité de empresa asegura que los trabajadores llevan haciendo sacrificios desde el año 2012, con innumerables despidos, con rebaja salarial, pérdida de trienios, ERTE, ERE, poniendo sus propios medios y con un kilometraje congelado, sin un horario claro y con grandes sacrificios y horas extras.

“Pedimos a la empresa respeto porque los esfuerzos han de ser compartidos por todos”

La crisis de los medios de comunicación valencianos agudizada por los políticos

 

La pandemia dejó muy tocado al sistema comunicativo valenciano, pero el Consell de Chimo Puig le dió la puntada final. Así, se ha estado pagando publicidad institucional por parte del Consell de  Chimo Puig y Compromís en redes sociales, con sedes en Irlanda, semi-paraísos fiscales, mientras se eliminaba publicidad de los medios valencianos.

Ahora también se sigue esta práctica en el Consell de Mazón y Vox, pero en menor medida, aunque los criterios para asignar la publicidad prima únicamente a los grandes medios.

Vemos como la Diputació de Valéncia o la propia Generalitat Valenciana ha dado la espalda a los medios locales y comarcales para insertar su publicidad en grandes webs nacionales o medios de comunicación masivos, olvidando la importancia y la labor de servicio público de los medios locales, comarcales y autonómicos. Parece que unos y los otros utilizan la publicidad para campañas propias de autopropaganda, olvidando la función social y especialmente el servicio público de los pequeños medios.

Si un grande como Levante-EMV sufre, imaginen ustedes los medios con pocos recursos que carecen de campañas institucionales. Estos problemas empezaron en la pandemia, pero los políticos han agudizado la crisis del sector comunicativo valenciano. Dándose campañas en medios completamente contrarios a lo que la propia campaña trata de sensibilizar y produciéndose disfunciones del sistema, pero no importa, los equipos de Puig primero y el equipo de comunicación de Mazón después parecen empeñados a que “sólo vale la difusión masiva” a golpe de click y olvidan la función social y el empleo y el servicio público de los medios valencianos.

Los trabajadores ya no importan a nadie, ni sus empleos ni sus familias, sólo importa la difusión masiva y las noticias cocinadas en los gabinetes de prensa correspondientes, la noticia ya no interesa, sólo la manipulación de la misma, y pagando en redes sociales directamente las instituciones consiguen eliminar el filtro periodístico y “vender” lo que ellos quieren, da igual que sea una media verdad o media falsedad, o incluso totalmente, llega directamente a los ciudadanos, que con el logo de las instituciones presumen credibilidad a las mismas. Los mismos que hablan de Fake News son los que a veces las provocan…

El sector comunicativo y periodístico está sumido en una grave crisis y parece no importar a los políticos que no quieren comunicadores valientes que hagan preguntas incómodas. ¿Ellos serán la solución o son el problema y les viene muy bien la crisis de los medios valencianos?…Juzguen ustedes, piensen y razonen…Al menos somos libres de pensar.

Scroll al inicio