Un 9 d’Octubre con las calles llenas a pesar del puente, excesiva seguridad y acto largo y muy caluroso

Daban las 12 en punto en el reloj municipal cuando asomaba la Real Senyera por el balcón municipal, y una vez marcada la hora en el reloj de la torre de l’Ajuntament de Valéncia, la Real Senyera fue erguida y sujetada para al compás de la Marcha de la Ciudad y las salves iniciar su descenso en vertical como manda el ceremonial.

El calor apretaba y se llegaba a los 30ºC, y el cortejo iba tomando forma, iniciado por la catalanista El Micalet tras la Junta Central Fallera, dando las feas fotos de cada año del estandarte con una cuatribarrada de los impulsores de las magas de enero tras la Fallera Major de Valencia y su Cort d’Honor.

Lo que sí ha cambiado este año son los carteles, que recuerdan a palets de premio de Fallas, y con la Senyera serigrafiada en el revés, dando un toque de valencianía.

Las máximas autoridades valencianas ya esperaban bajo del balcón la llegada de la Real Senyera, el Consell de la Generalitat Valenciana en pleno acudía para la Processó Cívica a desfilar por las calles del Cap i Casal.

El Consell en Pleno

El cortejo seguía con sindicatos, etnias, partidos políticos y asociaicones sociales. Como el colectivo LGTBI Corona, del Regnde de Valencia de Gais i Lesbianes, y su presidente Rafa Verdeguer, que lucía una Real senyera por una parte y customizada con als barras del arcoiris y la corona por el revés, la bandera senyera LGTBI valencianista.

Una asociación LGTBI valencianista a la que en presencia de Noticias Ciudadanas, la delegada del Gobierno tras presentarse nos e dignó ni a dar la mano ni un beso, quizá le pudo de nuevo la ideología y el ser valencianistas, a pesar de ser un colectivo LGTBI les quita los derechos de los que algunos afirman dotar al colectivo.

 

Largo recorrido pero lleno de gente

Estaban los miembros de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana con su Senyera. el Centenar de la Ploma, con una corona de laurel y portando la reliquia de Sant Jordi, y Lo Rat Penat con su corona de laurel para Ausiàs March y su Senyera, con su Regina dels Jocs Florals y su junta ejecutiva. Ellos se llevaron gran parte de aplausos del público que llenaba las calles antes de la Catedral.

 

Grandes ausencias de ex-mandatarios

Los políticos con representación política no se quisieron perder lucir el palmito, y acudieron de todos los partidos con representación dentro del cortejo oficial.

La gran ausencia fue Chimo Puig tras su salida de la Generalitat hace unos meses. Como tampoco se vió al ex-alcalde de Valencia de Compromís Joan Ribó.

Por parte de la Diputacio de Valencia, destacaba la vice-presidenta Reme Mazzolari y la alcaldesa de Torrent Amparo Folgado, ya que el presidente iba entre autoridades tras la Real Senyera.

Excesiva seguridad en el Parterre

El único punto negativo fue en el Parterre, donde esta vez protocolo no se olvidó como en otros años de las Falleras Mayores y sus Cortes de Honor, pero dejaban tan sólo a dos tres personas por asociación acceder al recinto, el resto los desviaban por la calzada lateral, encviadno al público más lejos que nunca.

Esto provocó no pocos problemas, incluso tensiones con medios de comunicación y asociaciones, no dejando en principio entrar a Lo Rat Penat y a su presidente. Otra vez más el total desconocimiento de protocolo y la ausencia de valencianía jugó una mala pasada a protocolo, que de nuevo habrá de revisarse.

Un Homenaje al rey Don Jaime con una plaza casi completamente vacía, desangelada, con exceso de celo de seguridad que provocó el momento más frío.

La otra nota negativa volvió a producirse por parte de la Generalitat Valenciana, que abandonó el cortejo como la mayoría de políticos para ir a la recepción de la Generalitat Valenciana, lo que provocó que en el último tramo el cortejo oficial se redujera a la mitad. De nuevo una falta de respeto a la Senyera, que se vuelve a producirse un año más pese al cambio de gobierno. Un sinsentido más para los que dicen que el 9 d’Octubre es de todos, es convivencia. La picaeta puede esperar media hora más… pero se ve que las malas costumbres las adptan muy rápido los nuevos gobernantes…

También de nuevo, los catalanistas del Micalet no cantaron el Himno, ni aplaudieron ante su finalización, nadie sabe qué pintan con su cuatribarrada en este Procesión si por la tarde portan esteladas y no cantan el Himno ni lo apaluden…

Menos de diez personas vestidas de calle y con un estandarte con una gran cuatribarrada que suscita pitos y gritos a su paso… justo detrás de Junta Central Fallera pasamos de los aplausos a los pitos y desprecios, de quién desprecia nuestra Idiosincracia como Pueblo Valenciano una y otra vez sin parar. Una entidad hipersubvencionada los últimos años por Ribó, la Diputacio de Valencia y Chimo Puig.

Y al final, la Senyera volvió pasadas las dos de la tarde y con la mitad del cortejo con el que había salido al Ajuntament del Cap i Casal. La mascletà disparada por la pirotecnia de Reyes Martí que volvía a la plaza e hizo una espectacular mascletà y atronadora, llena de los colores de la Senyera y que dejó el cielo sin sol durante unos minutos.

 

Scroll al inicio