Almàssera celebra el domingo el Corpus Christi y se añade al 675 aniversario del Milacre dels Peixets

Almàssera celebra el domingo el Corpus Christi y se añade al 675 aniversario del Milacre dels Peixets

Este año se celebra el 675 aniversario del “Milace dels Peixets”

 

Como marca la tradición, la localidad valenciana de Almàssera celebrará este domingo, cuarto de agosto, la procesión del Corpus Christi, dos meses después de la solemnidad por una dispensa papal concedida como consecuencia del “Milacre dels Peixets”, del que este año se conmemora el 675 aniversario.

La celebración del Corpus comenzará a las 12 horas con la misa solemne en la parroquia del Santísimo Sacramento de Almàssera, organizada por la Cofradía del Corpus.

Por la tarde se realizará la “Enramà de la murta” seguida por las tradicionales “danzas del Corpus” a cargo del grupo Amics del Corpus.

Finalmente, a las 20 horas dará comienzo la tradicional procesión solemne en honor al Santísimo Sacramento por el recorrido habitual.

Las fiestas de Almàssera también están dedicadas a la Mare de Déu d´Agost y al Cristo de la Fe y la Providencia. La primera se celebra este sábado, con volteo de campanas y misa solemne. El segundo se celebrará este lunes 28, con misa solemne y procesión.

Parroquia dedicada al Santísimo Sacramento

 

Almàssera celebra el Corpus en agosto por una dispensa papal concedida tras el “Milacre dels Peixets”. Se trata de un milagro eucarístico sucedido en 1348 por el cual se erigió la parroquia dedicada al Santísimo Sacramento.

Asimismo, Almàssera comparte este milagro con la vecina localidad de Alboraya, a la que pertenecía en 1348. Ambas celebran este año el 675 aniversario del milagro.

“Milacre dels peixets”

 

Según el sacerdote, escritor e historiador Gaspar Escolano, en junio de 1348, el párroco de Alboraya fue requerido para llevar el viático a un morisco converso de Almàssera que estaba muriéndose. El sacerdote cogió una arquilla con las formas consagradas y salió en mula.

Al atravesar el barranco del Carraixet el agua le arrastró, cayendo el sacerdote y perdiendo la arqueta. Cuando lo contó, los vecinos de Alboraya salieron a buscar la arqueta y la encontraron, abierta y sin las formas.

Dos labradores continuaron la búsqueda llegando a la desembocadura del barranco. Allí vieron dos peces que, con las cabezas levantadas, mostraban en las bocas las formas. Avisado el cura, acudió a recuperarlas. Los peces, hasta ese momento inmóviles, al acercarse el sacerdote depositaron las formas en el cáliz que portaba el cura.

Con motivo de este suceso, los vecinos de Almàssera solicitaron al entonces obispo, Ramón Gastón, que se erigiese una parroquia independiente de la de Alboraya. En 1352, siendo obispo Hugo de Fenollet, se hizo la desmembración, y creó la parroquia con el nombre y devoción del Santísimo Sacramento.

La parroquia de Alboraya regaló a la de Almàssera la arquilla donde el sacerdote llevaba las formas cuando cayó al agua. Alboraya conserva el cáliz en el que fueron recogidas. La arqueta de plomo se custodia en la actualidad en una hornacina sobre el relicario del altar mayor del templo parroquial.

Scroll al inicio