Activistas de Dénia Animal Save conciencian en Gandía sobre la explotación animal

Activistas de Dénia Animal Save conciencian en Gandía sobre la explotación animal

El colectivo antiespecista Dénia Animal Save ha generado impacto en el paseo Germanías de Gandía mostrando, mediante pantallas y carteles, la realidad de animales destinados al consumo, vestimenta, experimentos u otros fines. Otras personas activistas han conversado con la gente del veganismo, una filosofía ética de vida que cada vez tiene más aceptación en la sociedad.
“Como colectivo antiespecista, defendemos a todas las especies sin distinción y luchamos para abolir la explotación animal, pues cada individuo tiene su razón de ser y está más que demostrado que se puede vivir perfectamente sin utilizar a los animales en ninguno de los fines. El impacto que los vídeos han generado durante nuestro acto, demuestra muy claramente el vacío narrativo que esconde la industria de explotación animal y para que la gente pueda decidir, es fundamental visibilizar lo que está pasando”, declara Álvaro Tarancón, coordinador de Dénia Animal Save que anima a conocer información al respecto y buscar santuarios de animales “para poder conocer la gran diferencia con lo que ocurre en la explotación”.

Piden el fin de la Explotación Animal

Según cifras recabadas por el colectivo, cada año alrededor de 280.000 perros y gatos son abandonados en España, y varios estudios señalan que 50.000 de estos son perros utilizados para la caza. España es el tercer país de la UE que más experimenta con animales, destinando más de 700.000 individuos de diferentes especies al año a la vivisección.
Solo en la Comunidad Valenciana, cientos de toros son víctimas de diferentes tipos de festejos, casi medio millón de animales mueren por la actividad cinegética y muchos otros son despellejados en la industria peletera. Asimismo, más de 900 millones de animales son sacrificados cada año en los mataderos de nuestro país, y en cuanto a los animales marinos, «la cifra de animales que mueren lentamente por asfixia es difícil de saber, al contarse por toneladas», señala Dénia Animal Save en un comunicado.
En productos como el foie gras, los animales son encerrados en jaulas y alimentados mediante un tubo metálico de 30 cm. Durante dos semanas va aumentando la dosis hasta alcanzar los dos kilos de pasta de maíz al día, el equivalente a 12 kilos para una persona.
Muchos sufren heridas en el esófago, infecciones y dificultades para respirar muriendo antes de las dos semanas. La alimentación forzada convierte hígado un órgano completamente enfermo.
Desde el colectivo se muestran en contra de toda explotación animal, incluyendo también los zoos y acuarios, «por el cautiverio y sufrimiento que conllevan, a pesar de que se intente edulcorar bajo falsas campañas de conservación, educación y protección del medio marino», explican.

El veganismo

Además, señalan que a pesar de que el veganismo es una filosofía única y exclusiva por los animales, dejar de explotarlos también conllevaría atajar la crisis climática, problemas de salud y hambre en el mundo, en este caso, por criarse masivamente a millones de animales más que humanos destinando muchísimos recursos y agua para ello.
Entre muchas otras fuentes expertas, la academia Americana de nutrición y dietética, diferentes nutricionistas o la asociación española de pediatría, destacan que una alimentación completamente vegetal bien planificada, es viable en cualquier etapa de la vida y llega a prevenir enfermedades.
“Nuestros hábitos tienen consecuencias para individuos vulnerables que merecen ser protegidos, en consecuencia, lo único que mantiene la industria de explotación animal, es el ocultamiento y la mentira constante, especialmente en la infancia, que es cuando más se distorsiona la realidad de estos animales con los que crecen en dibujos, peluches o todo tipo de juguetes que mediante la fantasía, distorsionan una realidad para estos animales que jamás un niño aceptaría si la conociera“, explica Diego Nevado, colaborador de prensa en Dénia Animal Save.
Por último, recuerdan que en estas fechas cercanas a la Navidad los mataderos están saturados al ser la época en la que son sacrificados el 35% de animales consumidos al año, incluidos millones de corderos.
Dénia Animal Save explica que con sencillos productos se pueden hacer deliciosas recetas e incluso imitar a la perfección el sabor y textura de los productos para quien así lo desee, pero que el veganismo, como filosofía ética de vida, va más allá de la alimentación y excluye a los animales en cualquiera de las formas.
Para seguir las redes sociales del colectivo, podrá hacerse en “Dénia Animal Save”.
Scroll al inicio