Los Bomberos Forestales se manifiestan en Valencia contra su precariedad laboral de los últimos años

Los Bomberos Forestales se manifiestan en Valencia contra su precariedad laboral de los últimos años

Centenares de Bomberos Forestales de la Generalitat Valenciana se manifestaron ayer por las calles del Cap i Casal, porque siguen denunciando la precariedad en su trabajo.

Hace 25 años que se aprobó la directiva europea que regula los derechos de los bomberos forestales, pero el Gobierno y la Comunitat Valenciana, ambos siguen sin traspolarla al derecho interno. Así, los bomberos forestales exigen un convenio laboral que regule su situación.

Este colectivo son empleados por la administración pública fijos discontínuos, ya que se les contrata el 1 de mayo y el 31 de octubre se les comunica su cese hasta abril del año siguiente. Exige el colectivo se les de trabajo 365 días al año, y recuerdan que en invierno es cuando se apagan los incendios. Exigen mejoras laborales como un 7º compañero de brigada en vez de 6 y otras cuestiones sin resolver desde hace años.

La negociación con el Botànic en este tema fue imposible, pero denuncian que los actuales dirigentes siguen la estela de los anteriores gestores, la confrontación en vez de la negociación, por eso han vuelto a manifestarse por las calles del Cap i casal, llegando al Palau de la Generalitat valenciana para expresar su descontento.

La precariedad e inestabilidad son los dos factores determinantes de su trabajo y aseguran que hay vehículos parados mientras se lucha contra los incendios por falta de efectivos.

bomberos forestales e1713340722686

“No a les retallades, un Servici 365 díes a l’any”

Las reivindicaciones son muy claras y no han cambiado en estos últimos años, ya que son las mismas que exigían al Botànic de Chimo Puig, pero a pesar del cambio de gobierno denuncian que su situación no ha mejorado y exigen soluciones después de años de abandono.

Otra de las reivindicaciones es la introducción del tercer turno de trabajo, ya que actualmente sólo existen dos y sus jornadas son maratonianas, especialmente duras durante las tareas de extinción de los incendios forestales, donde llegan a pasar 12 horas seguidas con el consiguiente agotamiento absoluto.

Scroll al inicio