PORTADA SOBREPESO HORMONA Y NEUROMETABOLISMO

Neurometabolismo: Un receptor hormonal es el culpable de la voracidad con la comida

Según un estudio publicado en la prestigiosa revista Nature en la que se divulgan prestigiosos artículos científicos existe una interacción constatada entre metabolismo y mente.

  • En 2018, Sarah Luo ,experta en neurometabolismo publicó un artículo en Science sobre un descubrimiento que había hecho sobre un nuevo mecanismo de regulación de la alimentación en el cerebro. de ratones.

Reveló cómo la hormona del hambre, la grelina, activa neuronas específicas en el hipotálamo del cerebro, que ayuda a regular los alimentos. consumo.

La activación aumentó la cantidad de comida que comían sus ratones, mientras que la desactivación la redujo.

                                                         Foto de poblaciones de neuronas que regulan la alimentación en el cerebro (en el sistema nervioso periférico de ratones)

Nuestro cerebro y  metabolismo están estrechamente interconectados fisiológicamente, dicen científicos de Singapur que están estudiando los vínculos entre ellos, un campo emergente conocido como NEUROMETABOLISMO.

Están estudiando una amplia gama de temas, incluido cómo las neuronas influyen en la ingesta excesiva de alimentos y cómo los estados metabólicos pueden afectar al cerebro.

 

  • En 2019 Caroline Wee, científica principal del IMCB de A*STAR, examinó la dinámica del hambre en todo el cerebro del pez cebra, ofreciendo más conocimientos sobre la modulación del hambre.
d42473 023 00410 3 26847126

Imagen: Poblaciones de neuronas en el pez cebra (que se muestran en verde y morado) que parecen modular el hambre (en colaboración con investigadores de la U.Harvard).

El equipo de Wee descubrió que se activaban diferentes neuronas cuando el pez cebra hambriento consumía grandes cantidades de comida, a diferencia de cuando estaba en ayunas . Afirmando que:

«En general, cuando un grupo de neuronas está activo, el otro queda suprimido, el equilibrio entre ellos sólo se logra cuando el animal alcanza la saciedad, como un péndulo oscilante que finalmente se detiene»

Ambos investigadores ahora trabajan como parte de la Iniciativa Cerebro-Cuerpo

 

Esta iniciativa consiste en un programa de investigación interdisciplinario que integra la investigación en neurociencia, metabolismo, ciencias sociales, ciencia de datos y tecnología en varios institutos de investigación A*STAR.

¿Por qué comemos en exceso?

 

Más del 38% de los adultos mayores de 18 años tiene sobrepeso.

Los científicos coinciden en que mucho más que la simple necesidad básica de obtener suficientes calorías influye en nuestro deseo de comer.

Yu Fu, científica principal del IMCB de A*STAR y mentora de Luo durante su posdoctorado, está analizando estas dinámicas.

En un estudio reciente, examinó los factores ambientales que influyen en las señales de hambre y saciedad en ratones .

«Descubrimos que algunos entornos asociados con alimentos sabrosos pueden provocar atracones incluso si el animal no tiene hambre»

Estos hallazgos tienen implicaciones en las personas y en los entornos dónde comemos, como los restaurantes, incluso pueden insinuar que las marcas de colores brillantes y altamente reconocibles de algunas cadenas de comida rápida (que los consumidores tal vez ya asocien con alimentos muy sabrosos) podrían incitarlo a comer en exceso.

Para profundizar aún más en los mecanismos que impulsan la ingesta excesiva de alimentos, el equipo de Wee ha secuenciado el ARN de los grupos de neuronas hipotalámicas del pez cebra que ella describió anteriormente

Un receptor hormonal está detrás de la voracidad con la comida

 

Han encontrado varios subtipos de estas neuronas que producen diferentes moléculas de señalización y receptores hormonales, uno de los cuales ahora han relacionado con la alimentación voraz.

La función metabólica de los órganos impulsa cambios de comportamiento

 

El equipo de Luo también está estudiando otro aspecto del neurometabolismo: cómo el cerebro utiliza la información metabólica de los órganos para impulsar cambios fisiológicos y de comportamiento.

d42473 023 00410 3 26760480

De izquierda a derecha: Yu Fu, Feng Xu, Caroline Wee, Edward Manser, Weiping Han, Hai Yan y Sarah Luo de la división de Neurometabolismo en Salud y Enfermedades del Instituto de Biología Molecular y Celular de A*STAR en Singapur. Crédito: Agencia de Ciencia, Tecnología e Investigación (A*STAR), Singapur

«El sistema nervioso periférico conecta directamente varios órganos (como el intestino, el hígado y el páncreas) con el cerebro, sin embargo, no se comprenden bien los tipos de información que se transmiten al cerebro y cómo éste procesa esa información»

 

Sugiere por tanto vínculos entre el intestino, el hígado, el sistema inmunológico y el cerebro.

Depresión y sentimientos viscerales

 

Otras vías de conexión según Luo, podrían explicar algunas de las influencias de las condiciones de salud mental, cómo la depresión, en las funciones metabólicas del cuerpo: las neuronas vinculadas al hígado también se encuentran en regiones del cerebro involucradas en el estrés.

«Los estados mentales como el estrés crónico podrían influir en la función hepática y exacerbar las enfermedades hepáticas a través de estas vías cerebro-metabólicas»

Weiping Han, director de la división de Neurometabolismo descubrió que estas influencias tienen un posible impacto en el tamaño de las regiones del cerebro relacionadas con afecciones como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), la ansiedad y la depresión.

Como resultado, tiene la esperanza de que los conocimientos de la división algún día puedan ayudar a tratar no sólo las enfermedades metabólicas, como la obesidad, sino también las afecciones de salud mental.

El objetivo principal de la Iniciativa Cerebro-Cuerpo es ayudar a comprender cómo se comunican el cerebro y el cuerpo para lograr y mantener estados metabólicos óptimos,

«Nuestro metabolismo está relacionado con el desarrollo del cerebro y los cambios cerebrales a lo largo de nuestra vida»

Estas vías de comunicación pueden tener implicaciones para la salud a largo plazo ya que se ha demostrado, que algunos factores favorecen el gasto energético y la remodelación del tejido graso, por tanto, comprenderlos mejor podría ayudar en el tratamiento de los trastornos neurometabólicos.

 

Scroll al inicio