Nueva agresión de un interno a funcionarios y Guardias Civiles en el Centro penitenciario de Picassent

Nueva agresión de un interno a funcionarios y Guardias Civiles en el Centro penitenciario de Picassent

Desde el sindicato de funcionarios de prisiones Tu Abandono Me Puede Matar se ha informado de una nueva agresión a funcionarios por parte de un interno, en este caso en el Centro Penitenciario de Picassent.

La agresión se ha producido en el Departamento de Ingresos de preventivos del Centro Penitenciario de Picassent hoy mismo dos de julio.

El interno, que está en el Programa de Atención Integral de enfermos mentales ha arremetido contra dos guardias civiles que iban a cachearle previamente a su traslado, mordiéndoles en los brazos ocasionándoles heridas muy graves. Junto junto a ellos, dos funcionarios de prisiones que prestan servicio en el departamento tuvieron que pedir refuerzos y emplearse a fondo haciendo gala de buen hacer y profesionalidad para contener al interno y reducirlo puntos estos compañeros también sufren heridas de diversa consideración. Finalmente acudieron más funcionarios de prisiones desde otros módulos del centro penitenciario para solventar definitivamente la situación y trasladarle el interno a su módulo donde quedó en observación.

Los guardias civiles recibieron una primera atención de urgencia por parte de los servicios médicos del centro penitenciario antes de ser trasladados al hospital por sus propios compañeros.

Desde el sindicato de prisiones tu abandono me puede matar llevan tiempo denunciando la cantidad internos con enfermedades mentales y los pocos medios que la Administración Penitenciaria pone para su tratamiento con seguridad para los trabajadores penitenciarios como para el resto de internos.

“Esto va a seguir provocando situaciones de este tipo que pueden desembocar en una desgracia como ha estado a punto de suceder en esta ocasión si el interno hubiera llegado a alcanzar el cuello a uno de los miembros de la Benemérita como así lo intento existen dos centros psiquiátricos penitenciarios en toda España Sevilla y Alicante, todas luces en suficientes, y lejos de pensar incluso al cualquiera de ellos, la Secretaría General de Instituciones penitencia de su ministerio interior deberían reforzar sus instalaciones y personal, así como a retomar el de una vez por todas el proyecto de la prisión de Siete Aguas donde se había proyectado una moderna instalación de psiquiátrico penitenciario donde atender con garantías a este tipo de internos. Entre tanto la inexplicable ausencia de especialistas en psiquiatría para atender diagnosticar y hacer seguimiento a estos enfermos tanto en el centro de Picassent como en la mayoría de centros penitenciarios es indicativo del poco interés de la Administración Penitenciaria y del Ministerio del Interior por estos internos y por la seguridad laboral de los trabajadores penitenciarios y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado responsables de su traslado”.

De nuevo el foco en la Sanidad Penitenciaria

Si ya en pandemia se puso de manifiesto las tremendas carencias de la sanidad penitenciaria, parece a la vista de los hechos que poco o nada se ha hecho por solventar las carencias, especialmente en el área de salud mental.

Cabe recordar que gran parte de los internos sufre enfermedades mentales o adicciones, que necesitan ser tratadas y que a día de hoy no tienen un seguimiento exhaustivo como viene habitualmente denunciado el sindicato de funcionarios de prisiones Tu Abandono Me Puede Matar.

De nuevo, desde Instituciones Penitenciarias se desatiende la salud de los internos en este sentido y ello tiene sus consecuencias en forma de agresividad y brotes en los internos que pagan internos y funcionarios y que desembocan en agresiones injustificadas fruto de problemas sin tratar.

Desde el Sindicato de Tu Abandono Me Puede Matar siguen exigiendo tanto al Ministerio del Interior, con la Secretaría de estado de Instituciones Penitenciarias, como al Ministerio de Sanidad más atención sobre estos internos que necesitan ser tratados y llevar pautada una medicación que en la mayoría de los casos no se les suministra.

Scroll al inicio