El nuevo jardín de Camins al Grao sustituye al gran descampado de aparcamiento. Jardinería se pone las pilas

El nuevo jardín de Camins al Grao sustituye al gran descampado de aparcamiento. Jardinería se pone las pilas

  • De solar utilizado de aparcamiento a un jardín en una parcela de 2.970 m².

  • A mitad de mes el Ayuntamiento homenajeará a Miguel Ángel Blanco con un nuevo parque que se ultima en Benicalap.

  • Reabierto el Jardín de Doctor Lluch en el Cabanyal tras su reforma.

  • Casi 1,5 millones de euros gastados en regenerar y crear tres nuevos parques urbanos.

El distrito de Camins al Grau tiene un nuevo jardín que el Ayuntamiento ha habilitado en una parcela de (2.970 m²). Este nuevo espacio verde, con forma trapezoidal, está delimitado por las calles Islas Canarias, Rodrigo de Pertegás y Siete Aguas y cuenta con diferentes zonas, como una amplia área de juegos infantiles, que dan respuesta a las necesidades del vecindario del barrio Creu del Grau. Se ha ejecutado con un presupuesto superior al previsto inicialmente (347.000 euros), ya que durante las obras aparecieron un depósito de combustible y unas losas enterradas, que han precisado un montante de 404.240,84 euros para su extracción, así como para la descontaminación del espacio afectado.

Este gran espacio era un solar que  ha sido utilizado durante décadas como un gran aparcamiento, ahora pasa a ser un gran jardín. El nuevo jardín de Camins al Grao, que incrementa las dotaciones verdes de este distrito, recupera parte de la trama urbana industrial del enclave, y un tramo de la acequia de Mestalla. La parcela se encuentra rodeada y cerrada por edificios de siete y ocho alturas, con una única apertura de importancia en la calle Islas Canarias, al nordeste.

En el espacio destinado a las personas de más edad, en la parte norte y junto a la calle Islas Canarias se han instalado aparatos biosaludables, en un recinto delimitado por unos muros que reproducen el patio de un antiguo almacén,

El jardín también cuenta con una zona de juegos infantiles alejada de la calle Islas Canarias  y del tráfico rodado de ésta. Esta área, que se abre a la calle peatonal que limita la parcela por el este y sí queda protegida de la circulación exterior, está separada por edades y dispuesta en sentido longitudinal. Además, hay una tercera zona, destinada a aparatos de musculación, situada en la parte oeste, al otro lado del paseo norte-sur.

Para el segundo teniente de alcalde y concejal delegado de Parques y Jardines, Juanma Badenas, “los nuevos jardines son espacios verdes acordes a las demandas vecinales para que precisamente los vecinos y las familias valencianas puedan acudir y disfrutar de dichos espacios”. “Vamos a seguir impulsando la creación de nuevos parques y jardines para mejorar la vida de los valencianos en los barrios de la ciudad”, ha añadido.

Remodelación del jardín en Doctor Lluch y Parque de Miguel Ángel Blanco junto a Juan XXII

 

Este espacio suma metros verdes a la Valencia que recientemente también ha abierto al público el remodelado jardín de la calle Doctor Lluch, situado en pleno barrio del Cabanyal. Esta intervención, ejecutada con un presupuesto de 618.098 euros, recoge las aportaciones realizadas por las entidades vecinales. Los 17.390 metros cuadrados de este jardín cuentan con nueve zonas diferenciadas y relacionadas para garantizar la cohabitación de las personas de distintas edades que disfrutan de este espacio que también ha mejorado su accesibilidad.

Por otra parte, en breve, la ciudad contará con otra nueva zona ajardinada de 2.700 m² en Benicalap. Este parque, que llevará el nombre y homenajeará a Miguel Ángel Blanco, estará delimitado por la avenida de Joan XXIII y las calles de Sant Josep de Pignatelli y Periodista Gil Sumbiela, se ha creado como un espacio para todas las edades sobre un solar vacío que se utilizaba para aparcar o almacenar restos de obras y que ahora cuenta con equipamientos útil para el vecindario, como juegos infantiles y para adultos variados, con una importante carga de vegetación y sombra, pero también de sol, donde tiene cabida la biodiversidad. La obra se ha realizado en cuatro meses con un presupuesto de 427.482,74 euros.

En Jardinería se han comenzado a poner las pilas

 

En el servicio de Jardinería sostenible parece que se han puesto las pilas después de ser el farolillo rojo junto a la limpieza durante los últimos 8 años. Estos dos servicios copaban más del 60% de las quejas de los ciudadanos valencianos y durante ocho años no han parado de crecer bajo el gobierno de Ribó y Sandra Gómez.

Los primeros cambios que se advierten es la limpieza de los alcorques, ya que se ha pasado a dejar “la biodiversidad” y bajo ella toneladas de basura, restos de hojas, sin tratar, con chinches y garrapatas, a tratar estos espacios colonizados en gran parte por las malas hierbas y empezar su limpieza.

La reforma del Palau ha dado como consecuencia que se actúe en la jardinería de los alrededores, así en los dos grandes espacios de césped junto al Palau, se han plantado esterlitzias, casi un centenar de estas plantas que ahora comenzarán a crecer y en primavera empezarán a florecer, dando una imagen de jardín romántico al conjunto, y embelleciendo la zona que estaba degradada desde hace años, ahora toca actuar sobre el jardín de los naranjos plantados en ese tramo de la Alameda bajo el último mandato municipal popular y abandonados durante el gobierno de 8 años de Ribó y Sandra Gómez.

La jardinería in-sostenible

A las puertas de la Capitalidad verde Europea, el modelod e jardinería de la ciudad se había tornado en in-sostenible, bajo la dirección del ex-concejal de parques y jardines a la par que biólogo Sergi Campillo, donde se han arrancado miles de arbustos y han sido sustituidos por tapices de cesped y grama, aumentando el consumo de agua exponencialmente. Luego, la falta de cuidado y riego hacía degradar estos espacios, que en muchas partes de la ciudad han pasado de tener cobertura de flores a cesped y luego a piedras.

Una de las zonas donde se está actuando ahora es la rotonda de Eduardo Boscá con Alameda, donde se ha procedido a resembrar la grama y a colocar nuevas plantas.

En zonas como Blasco Ibáñez se eliminó baladres e hybiscus y se sustituyeron por ladrillos y alguna planta, pero al imagen del último tramo de Manuel Candela al Cabanyal es penosa. Años de abandono y olvido que ahora necesitan de un plan de choque de jardinería.

Zonas como las Alameditas de Serranos o incluso las marginales del río necesitan un repaso, porque la antigüedad del arbolado ha hecho talar muchos de ellos y ahora necesitan un replantado de arbolado.

La Capitalidad Verde Europea una gran oportunidad

 

Este hecho ha de servir para enfocar las políticas de jardinería, pero no todo vale. El concejal Grezzi apostaba por una movilidad sostenible, pero no dudaba como el Luis Peixó eliminar cientos de microespacios verdes y hasta una docena de árboles para crear un carril bici de asfalto. Hoy tenemos más asfalto y menor cobertura verde. En una zona donde hay hasta tres carriles bici paralelos en menos de 200 metros.

Se ha de apostar por plantas autóctonas, recuperar especies del terreno y de jardinería mediterránea, cuyo consumo de agua es menor. Hay que eliminar zonas de grama y cambiarlas por zonas de romeros, lavandas, tomillos,… Recuperemos la jardinería mediterránea con arbolado como pinos, olivos, higueras en las rotondas,… menos césped y más arbolado.

Tenemos una oportunidad de conseguir que la ciudad del Turia vuelva a ser ese jardín de flores y de olores mediterráneos que nunca debió desaparecer. Si la Malvarrosa tomó su nombre de esta planta que colonizó al zona plantada por sus olores y de la que se extraía su aceite y aroma, volvamos a colonizar esta ciudad con especies que devuelvan el esplendor perdido en pro de una excusa, la biodiversidad y ecología mal entendida y que abandonaba a sus suerte espacios verdes que luego se convertían en eriales de piedras y tierra.

Scroll al inicio