Controles de alcoholemia y drogas realizados por la Policia Local de Valencia este Diciembre, 61 positivos

Los problemas de seguridad aumentan en Valencia ante la total desesperación vecinal

La seguridad ciudadana en tela de juicio en una Ciudad donde los problemas se multiplican

 

Este verano con la plantilla policial bajo mínimos los problemas de seguridad ciudadana en Valencia sólo han aumentado sin parar para total desesperación vecinal. Ya no basta un simple anuncio de más policías en la calle, hace falta un Plan de Choque que implique de forma inmediata a todas las administraciones públicas implicadas. Cabe recordar que las competencias en seguridad ciudadana las tiene la Policía Nacional y Guardia Civil, bajo mando de Delegación del Gobierno (Pilar Bernabé, PSPV).

No sirven más anuncio de más policías locales en Valencia, ya que desde que se convoquen las nuevas plazas pasarán meses hasta que se elijan vía exámenes y oposiciones a los candidatos. Luego una vez seleccionados, tendrán que pasar por una formación de 6 meses, lo que finalmente supone que al menos tardarán 12- 18 meses en patrullar las calles. Así que no es tan sencillo como limitarse a un simple anuncio y ya está todo solucionado, esto tarda más de 12 meses en ser una realidad. ¿Y mientras qué?…

Mientras, en esos 12 a 18 meses como mínimo la inseguridad sigue creciendo, pero hay muchas formas de solventarlo antes.

La situación real por zonas

 

Los botellones

Miles de vecinos lo sufren cada fin de semana, el éxodo veraniego ha aminorado este problema que en septiembre surgirá de nuevo con fuerza. Zonas como La Roqueta, Cruz Cubierta o Zaidía esperab soluciones.

Ciutat Jardí ( El Cedro) y Honduras esperan acciones contundentes, ya que una Sentencia Judicial les obliga a poner en marcha las zonas ZAS ( Zonas Acústicamente Saturadas) para proteger a la población y su derecho al descanso.

 

El Maritim, ciudad sin ley

Esta semana desde Nazaret se denunciaba una oledada de robos , incluso esta misma sena a han tenido que reponer el cableado de las farolas robado a plena luz del día hace casi una semana.

WhatsApp Image 2023 08 26 at 17.57.411
los operarios municipales reponiendo el cableado robado tras 4 días sin luz en las calles

Los robos y la inseguridad ciudadana aumentan cada día, y los vecinos exigen soluciones inmediatas que nunca llegan

La Malvarrosa vuelve a sus patrullas ciudadanas

El caso de la Malvarrosa es tremendo, con un núcleo el de las Casitas Rosas donde la venta de drogas ha vuelto con fuerza a estos bloques, produciendo todo tipo de delincuencia de los compradores para conseguir dinero para su dosis. Después, no tienen pudor en consumir estos estupefacientes en plena calle, en parques, entre coches aparcados,… Los vecinos cada día vuelven al caer el sol a las cuatro esquinas como hace ahora más de 20 años.

Casitas Rosas
Vista de Google de la zona de las Casitas Rosas

La droga golpea con fuerza este barrio lleno de promesas por el anterior gobierno municipal y que sigue olvidado.

El Cabanyal y sus juergas nocturnas

A pesar de que se ha mejorado la situación de las calles del Cabanyal, con reformas en muchas de sus calles, estas peatonalizaciones han sido aprovechadas cada noche para hacer sus fiestas siempre los mismos clanes, los mismos que venden droga a plena luz del día y nos e cortan con utilizar a menores de corta edad, a niños para ello.

El Cabanyal- Canyamelar se ha convertido en un ghetto  de delincuencia y venta de drogas desde hace años. Ribó no supo o no quiso con Sandra Gómez poner fin a esta situación y ahora se ha ido de las manos de nuevo.

El bloque de Pescadores continúa con sus problemas, con la mayoría de sus viviendas ocupadas, que ha visto incendios y es un foco de insalubridad. Se ha convertido en un foco de delincuencia.

La Punta y la prostitución y las ocupaciones

En el barrio de la Punta el anterior gobierno aseguraba que la Ciudad estaba libre de prostitución, dando la espalda a lo que ocurre frente a la iglesia de La Punta cada día, donde clientes de trabajadoras sexuales las recogen y practican sexo en el solar contiguo, lleno de preservativos usados y de suciedad. esta realidad sigue a día de hoy, junto con lunas de coches destrozadas cada jornada, robos en viviendas y ocupaciones ilegales.

Orriols y la delincuencia que se ha trasladado a los barrios cercanos

En Orriols los vecinos siguen quejándose de la suciedad y el incivismo de algunos, y si bien el aumento de patrullas policiales ha disminuído las broncas callejeras, en el día a día la lucha continua, con pisos ocupados, y delincuencia en los barrios.

esta presión policial sobre Orriols, la han notado irremediablemente los barrios cercanos, que aseguran que los robos diarios en casas y vehículos han aumentado considerablemente cada día.

«Al presionar sobre Orriols, la delincuencia no desaparece, sólo se traslada a los barrios siguientes contiguos»

Así, San Antonio en la Zaidía, Torrefiel, y los barrios cercanos denuncian oleadas de robos, problemas  de seguridad en sus calles y problemas múltiples de ocupación.

A esto cabe añadir en toda la ciudad que está existiendo una presión urbanística como nunca con cientos de bajos reconvertidos a apartamentos turísticos, así como todo tipo de viviendas, expulsando a sus vecinos. pisos la mayoría alegales que dan múltiples problemas de ruidos y utilizados mayoritariamente por jóvenes que cada día se emborrachan sin control y ocupan aceras, hacen fiestas y molestan a los vecinos.

¿Qué hacer?. ¿Hay voluntad política?

 

La solución la tienen las administraciones valencianas, no sólo el Ayuntamiento. Pero para solucionar el problema lo primero es reconocerlo. Así, el Ayuntamiento ha de reconocer que esto se le ha ido completamente de las manos. Quizá además gracias a 8 años de total abandono de la plantilla policial y de tener en el propio gobierno municipal a hooligans contra la policía. Gastando dinero en exposiciones para ridiculizar la imagen de los agentes o entre los jóvenes verlos como los enemigos «las fuerzas de ocupación» y no los garantes de la ley, hay mucho que hacer, pero un sólo anuncio no vale absolutamente de nada.

Ahora hay que implicar y pedir responsabilidades a la Delegación del Gobierno que en todo estos e ha ido de rositas. Ya es hora que Pilar Bernabé haga su trabajo y transmita al gobierno la situación de crisis de la seguridad ciudadana. Ha de implementar un plan de choque y colaboración entre la Policía Nacional y la Guardia Civil y al Policía Local.

Para esto hace falta voluntad política y veremos si Pilar Bernabé es capaz de mover un dedo por su ciudad a parte de lucir el palmito. Además, en manos de Catalá hay otras soluciones como de urgencia convocar comisiones de servicio y trasladar a policías locales que ahora finalizan sus contratos en poblaciones turísticas a la Ciudad mientras los nuevos agentes se incorporan.

Soluciones hay varias, falta voluntad política de llevarlas a cabo. Compromís, el tercero en discordia calla, quizá consciente que parte de todo esto es su culpa, pero los ciudadanos a nuestros políticos, a todos hemos de pedir responsabilidades desde le minuto uno y ya toca que los vecinos puedan vivir en paz.

Una dura advertencia de cara al futuro

 

La advertencia es que si no se actúa de inmediato el problema irá a más. ¿Saben ustedes que cada año más de 200 agentes pasan a segunda actividad por ley?. ¿Sabemos que además más de 100 agentes se jubilan cada año?. Así, los números no cuadran y se retiran de las calles cada vez más agentes de los que se incorporan.

La plantilla de Policía Local está muy menguada y la situación irá a peor los próximos años, con una plantilla envejecida con una media de edad superior a los 50 años… Hay que tomarse en serio el asunto o los problemas cada vez irán a peor.

Scroll al inicio