WhatsApp Image 2023 09 27 at 22.28.23 e1695847288319

Rafael Guastavino, el arquitecto de Nueva York desconocido para gran parte de los valencianos

En esta entrevista a Víctor M. Cantero y a César Guardeño vamos a conocer un poco más quién era Rafael Guastavino Moreno y por qué deberíamos de conocer a un arquitecto, de origen valenciano, que es muy conocido en Estados Unidos, siendo bautizado como “el arquitecto de Nueva York” cuando falleció, pero que sin embargo sigue siendo un gran desconocido para el público valenciano.

César Guardeño, guía turístico titulado y experto en patrimonio valenciano y Víctor M. Cantero, historiador y familiar descendiente de la familia Guastavino nos descubren unas pinceladas para poder conocer mejor a este ilustre valenciano que las instituciones aún siguen obviando.

1. ¿Quién era Rafael Guastavino?

 

Rafael Guastavino fue al final de su carrera un reputado arquitecto en Estados Unidos con especial relevancia en la ciudad de Nueva York y toda la Costa Este. Pero si nos quedáramos únicamente con los últimos 20 años de su vida y obra no comprenderíamos nada sobre su biografía.

Su vida puede dividirse en tres etapas bien diferenciadas de aproximadamente dos décadas cada una: la primera en Valencia, su ciudad natal, a la sombra de su padre, maestro del Gremio de Carpinteros y con quien seguramente conoció las entrañas de una ciudad que se estaba modernizando y reconstruyendo sobre sí misma y donde la madera era uno de los materiales más importantes para la construcción.

Una segunda etapa en Barcelona bajo el amparo de su tío, empresario textil y quien le puso en contacto con sus primeros clientes para quienes construyó sus viviendas particulares en el Ensanche barcelonés, mientras terminaba sus estudios de Maestro de Obras.

Y una tercera, en Estados Unidos, donde patentó una técnica constructiva de tradición mediterránea con más de 2.000 años de historia y convenció, pese a no tener ninguna garantía, de la forma más atrevida y sorprendente.

2. ¿Por qué es conocido como el arquitecto de Nueva York?

 

Sencillamente porque al día siguiente de su muerte ocurrida el 2 de febrero de 1908, el New York Times publicó su esquela en los siguientes términos: “Rafael Guastavino, the architect of New York…” De esta forma tan clara y rotunda el diario más importante de la ciudad de los rascacielos reconocía una trayectoria sin igual, tan llena de luces como de sombras.

3. ¿Cómo se dió a conocer en Nueva York?

 

No fue nada fácil para él hacerse un hueco entre los mejores arquitectos norteamericanos del momento, más aún sabiendo que llegó a la Gran Manzana sin apenas dinero, siendo un desconocido y sin hablar ni una sola palabra de inglés. Pero si un hecho concreto puede darnos idea del genio que había en su interior, es saber que pese a la incredulidad de arquitectos locales y la prensa, al más puro estilo fallero prendió fuego a una de sus bóvedas en plena calle para demostrar que su sistema constructivo era resistente al fuego.

Supo ver la mejor forma de captar la atención en un momento en que grandes ciudades como Chicago habían sido pasto de las llamas. Así consiguió ganarse la confianza de promotores, constructores y arquitectos.

4. ¿Qué obras importantes realizó en los Estados Unidos?

 

Sin duda que la obra de mayor relevancia con la perspectiva del tiempo, por ser aquella que le lanzó a la fama, fue la Biblioteca Pública de Boston para la firma McKim, Mead & White construida en 1885, cuatro años después de arribar a Ellis Island, el edificio del puerto neoyorquino que acogía a los inmigrantes. Edificio cuya actual Sala de Registro, está cubierta por una bóveda de la marca Guastavino Fireproof Co., construida por su hijo en 1918.

Entre tanto, más de un millar de edificios llevan su firma en toda la Costa Este entre los que podemos citar el Museo de Historia Natural, la capilla de la Universidad de Columbia, las bóvedas del puente de Queensboro, el Oyster Bar, la catedral de Saint John Divine, la basílica de Saint Lawrence en Asheville, tan cercana tipológicamente a la Basílica de la Virgen de los Desamparados y donde descansan sus restos mortales, o la tan cinematográfica Grand Central Terminal, junto a un buen número de mansiones para grandes empresarios y magnates norteamericanos como por ejemplo George W. Vanderbilt.

5. ¿Qué vinculación tiene con Valencia? ¿Por qué está Guastavino en la Plaza de la Reina?

 

Rafael Guastavino Moreno nació el 1 de marzo de 1842 en el nº11 de la desaparecida calle Punyaleria, actual plaza de la Reina, a escasos metros del lugar en el que se ha colocado su escultura.

Su madre, Pasquala Moreno Ebrí, era originaria de Torreblanca (Castellón), y su padre, Rafael Guastavino Buch, nació en Barcelona, siendo sus raíces italianas, del municipio Varazze (Liguria), muy cerca de Génova.
El padre de Rafael trabajaba como carpintero ebanista y se instaló en Valencia, donde conoció a su mujer, Pasquala, con la que tuvo catorce hijos, de los cuales siete llegaron a vida adulta. Uno de ellos fue Rafael Guastavino, nuestro arquitecto.

Pasó su infancia y sus primeros años de juventud, hasta los 17-18 años, en Valencia, donde asistió junto con sus hermanos a la escuela de enseñanza primaria situada en la cercana calle Ancha de la Platería (actual calle de Numancia).

Se dice, aunque no está confirmado documentalmente, que también trabajó como recadero y delineante en uno de sus estudios de arquitectura de un maestro de obras de la ciudad, sin identificar, entre los años 1857 y 1859, y estudió en el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza de Valencia durante los cursos de 1859-1860 y 1860-1861, que dejó incompletos al tener que marchar repentinamente a Barcelona.

6. ¿Se podría decir que la bóveda tabicada es un ejemplo de la bóveda valenciana?

 

Podría decirse, pero con el riesgo de caer en una generalización excesiva. Aunque el ser humano ha necesitado de etiquetas para clasificar todo cuanto existe en el entorno en el que vive al menos desde el nacimiento del pensamiento greco-latino, no siempre resulta útil si lo que buscamos es ser rigurosos y alejarnos de polémicas y discusiones estériles.

Lo que es indiscutible es que la bóveda tabicada es la forma más adecuada de llamarla ya que hace referencia exclusiva a la técnica constructiva. Sí que podemos decir, sin embargo, sin riesgo a equivocarnos que tiene su origen en la Antigüedad tardía.

Citando a uno de los máximos especialistas en la materia, el arquitecto Arturo Zaragozá, sabemos que desde esa época tardo-antigua, hay presencia de bóvedas tabicadas “en el este de Al-Andalus desde el siglo XII. Durante el siglo XV tiene una pronta e interesada difusión por todos los reinos de la Corona de Aragón”.

De esta manera, podríamos hablar de muchos tipos de bóvedas según el territorio en el que se encuentra: romana, de próximo oriente, andalusí, aragonesa, valenciana, catalana,… y porqué no ahora también, ¿americana?

7. ¿Qué homenaje le ha hecho Valencia a este arquitecto? ¿Por qué ha costado tanto tiempo este reconocimiento?

 

Tras cinco años pidiéndole una escultura y/o un busto para Rafael Guastavino Moreno al Servicio de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Valencia y teniendo que acudir al Síndic d’Agravis por el silencio administrativo, desde la asociación Círculo por la Defensa del Patrimonio y con el apoyo de Víctor M. Cantero, Lluís de Manuel y amigos y seguidores de RRSS como Twitter (@Tabaleter), conseguimos que, finalmente, el regidor Giuseppe Grezzi desbloqueará la situación y procediera a incluir este homenaje en la reforma de la plaza de la Reina.

Rafael Guastavino Moreno
Victor M.Cantero y César Guardeño el día de la inauguración (18/07/2022)

El empecinamiento y la obstinación de la ex concejala de Patrimonio Histórico, Glòria Tello, llevó a que la situación se alargara de manera totalmente innecesaria. Algunas de sus declaraciones en redes sociales e intervenciones públicas, grabadas en vídeo, la dejaban en muy mal lugar al afirmar que le habían pedido una escultura para “no sé quién”.

Entre algunos de los argumentos ofrecidos por Patrimonio se dijo que «La nómina de arquitectos valencianos era amplísima y que podían entrar en un contexto de agravios comparativos continuados». Llegando a excusarse en que acaban de realizar una exposición sobre Javier Goerlich.

También se respondió por escrito que «Es criterio de la Delegación de Patrimonio y Recursos Culturales que esta Corporación no puede hacer prevalecer una figura pública respecto de otra. En virtud de valoraciones que, si bien pueden ser compartidas por gran parte de la sociedad valenciana y, dentro de ella, por este Ayuntamiento, no dejan de ser por ello, discrecionales».

Era «obligación de los poderes públicos actuar con templanza a la hora de dar precedencia a una persona pública frente a otra, dada la dificultad que conlleva en este aspecto mantener un nivel de objetividad deseable dentro de una potestad discrecional como es este caso».

La concejalía llegó a decir que «salvo los retratos de dos alcaldes para su incorporación a la galería de Alcaldía, esta Corporación no ha encargado busto, escultura ni monumento honorífico conmemorativo de ninguna figura pública o privada».

Pretextos y excusas que fueron adornados con el consabido «se ejecutará en función de las prioridades y disponibilidad presupuestaria que la Concejalía de Cultura tenga».

El cénit del ridículo personal y profesional de Glòria Tello alcanzó niveles máximos cuando afirmó en una entrevista que “andaba detrás de este sentido homenaje desde que la arquitecta Virginia Lorente le llamara la atención en 2016 acerca de la figura de Guastavino a través de un cómic”.

Algo totalmente falso y fácil de desmontar, puesto que no se trata ni de un cómic, ni es del año 2016. La realidad es que se trata de un libro ilustrado titulado ”Immigrant Architect – Rafael Guastavino and the American Dream” y es del año 2020.

Que Tello dijera que está interesada en Guastavino desde 2016 no es casualidad y se debe a que, de esta forma, pretendía justificar que antes de nuestra primera petición por Registro General de Entrada Municipal en 2017, ella ya estaba interesada en el homenaje.

Un intento estéril, ridículo e infantil, totalmente impropio de un cargo público, para intentar negar el mérito y el trabajo de aquellas personas que estuvieron peleando durante estos años para que Guastavino tuviera su escultura en Valencia, en el lugar en el que nació.

Rafael Guastavino Moreno
El escultor, Alfredo Llorens, descubriendo su obra

Para que los lectores sean conscientes de cuál fue la actitud que tuvo el Ayuntamiento de Valencia hacia los promotores de la petición para que se colocará una escultura dedicada a Rafael Guastavino en la plaza de la Reina, debemos recordar que nuestro consistorio optó por no invitarnos e ignorarnos en el acto de inauguración de la misma, realizándolo a nuestras espaldas.

https://conocevalenciapaseando.blogspot.com/2022/07/el-ayuntamiento-de-valencia-pondra-una.html

Gracias al ahora director de Noticias Ciudadanas, Vicente Bellvís, pudimos estar presentes en la inauguración de esta escultura realizada por Alfredo Llorens, el 18 de julio de 2022, acudiendo conjuntamente con un medio de comunicación.

Llegado el momento de las fotografías, posaron primero Giuseppe Grezzi y Glòria Tello junto al escultor Alfredo Llorens y acto seguido lo hicieron César Guardeño y Víctor M. Cantero que, incrédulos escuchaban algunos de los comentarios de los entonces concejales: “Guastavino, mmm parece italiano, […] pues seguro que es interesante su vida, […] estaría bien que se investigara…”

Comentarios que dejaban en evidencia, una vez más, el poco interés que desde el consistorio han dedicado a la figura de Rafael Guastavino, más aún teniendo en cuenta que tanto César como Víctor han ofrecido a la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales, numerosos informes y documentos referenciando la bibliografía existente sobre el arquitecto y múltiples informaciones sobre su vida y obra.

8. Valencia es tierra de arquitectos de renombre que han dejado huella en medio mundo, ¿están justamente tratados en la Ciudad donde nacieron o desplegaron parte de sus obras?

 

Aunque sí que hay calles y plazas con los nombres de estos arquitectos, el Ayuntamiento de Valencia podría hacer un mayor esfuerzo y colocar placas conmemorativas en los lugares en los que nacieron, así como bustos y/o esculturas.

Javier Goerlich Lleó, por ejemplo, nació en la desaparecida calle de Zaragoza, actual plaza de la Reina, muy cerca de Guastavino. Nuestro consistorio podría darle el mismo y merecido homenaje, instalando una escultura allí, que mirara de frente al otro gran arquitecto que ha dado nuestra ciudad.

Francisco Mora Berenguer sí que tiene un pequeño busto en el Mercat de Colón y una calle en el barrio de la Exposición, pero Demetrio Ribes Marco, por ejemplo, tiene sólo una calle en el barrio de Soternes y no se le ha realizado un busto o escultura. Se le podría rendir homenaje en el interior del Parque Central, donde están las Naves-Taller y Muelles Cubiertos que construyó.

9. ¿Sería necesario un panel explicativo de quién era y de su obra junto a la estatua?

 

La verdad es que la información es escasa e insuficiente, con un texto que apenas se puede leer por el crecimiento de la vegetación y porque la letra es muy pequeña.

Hoy en día, con los códigos QR o el sistema Navilens, se podría incluir información adicional, fotografías e información locutada a través de su lectura con teléfonos móviles. Esto lo haría mucho más accesible a todo el mundo.

Las posibilidades son prácticamente infinitas y el Ayuntamiento de Valencia debería contactar con los profesionales que llevan años trabajando con la figura de Guastavino. Hay muchos estudios y publicaciones al respecto.

10. ¿Qué homenaje le falta a Valencia para recordar a Guastavino?

 

Quizás se debería colocar una calle o una plaza más acorde con su figura. La actual calle del Arquitecto Guastavino, no tiene números y se encuentra en el barrio de El Cabanyal-El Canyamelar. Esta calle no hace para nada justicia a la importancia del que fue considerado como arquitecto de Nueva York.

11. ¿Existen rutas sobre su vida y el recuerdo de su obra en Valencia?

 

Sí, desde diciembre de 2021 se realizan, de manera periódica y regular, unas visitas por la Valencia de Guastavino. La empresa CaminArt. Camins de Cultura i d’Art, junto con Víctor M. Cantero Solís, realizan estos recorridos de 2:15-2:30h de duración, para mostrar y poner en valor la Valencia que Guastavino conoció desde 1842 a 1860, visitando los lugares vinculados a su familia, estudios y formación, así como a los referentes de la arquitectura valenciana que le sirvieron para desarrollar en Estados Unidos sus bóvedas tabicadas.

Rafael Guastavino Moreno
Primera ruta sobre Rafael Guastavino (diciembre 2021)

12. ¿Dónde podemos encontrar su obra, su biografía, su legado?

 

Hoy día en internet puede encontrarse mucha información sobre la vida y obra de Rafael Guastavino, pero hay que andarse con ojo, pues existen muchos aficionados que aunque con buenas intenciones cometen errores que se han ido arrastrando de unos a otros y aunque a grandes rasgos no desvirtúan notablemente su figura, nosotros siempre optamos por la rigurosidad y el respeto a las fuentes, y como no, al biografiado en este caso.

Principalmente en las últimas dos décadas se ha enriquecido mucho el conocimiento sobre la figura de Rafael Guastavino y son muchos los artículos científicos que profundizan en sus orígenes, relaciones personales y profesionales y los fundamentos teórico-técnicos de su arquitectura a través de sus propios escritos y tratados.

No cabría citarlos todos aquí, por eso remitimos directamente a los autores más destacados, que son: Fernando Vegas, Camilla Milleto, Mar Loren, Rosell Colomina, Benet Oliva y Javier Moro entre otros. Recientemente, como hemos dicho líneas arriba, César Guardeño y Víctor M. Cantero han diseñado una ruta por la ciudad de Valencia que recorre los lugares que guardan relación con la infancia y primera juventud de Rafael Guastavino y la contextualizan con los hitos históricos, arquitectónicos y urbanísticos que el joven Guastavino conoció de primera mano antes de dejar la ciudad del Turia para siempre.

13. Finalmente los descendientes de Guastavino, ¿qué le piden a las autoridades valencianas para recordar el legado de este arquitecto?

 

Descendientes y algunos seguidores e interesados en la obra de Guastavino entre los que se encuentran César Guardeño y Víctor M. Cantero, (este último que sí desciende de la familia Guastavino aunque no directamente de Rafael), ya han conseguido algo que parecía imposible hasta hace poco más de un año, y es esa escultura que hoy se alza muy cercana al punto donde se encontraba la casa natalicia del arquitecto. Sin duda es un logro importantísimo pero que conviene no olvidar y que el tiempo convierta en costumbre y pase a ser un elemento más sin ningún significado aparente.

En relación a lo ya mencionado, a la escultura podría añadirse un QR que dirigiera a un portal donde poder encontrar todas las publicaciones que estudian su figura, fotografías, documentos, etc.

También sería tan necesario como interesante que se organizara algún ciclo de conferencias temáticas sobre Rafael Guastavino en la ciudad con el apoyo tanto de instituciones públicas como privadas; rescatar exposiciones como la que se hizo en la Nau en 2008 coincidiendo con el centenario de su muerte pero incluyendo todas las novedades de la última década, y tantas otras iniciativas que muchos hemos pensado e incluso propuesto a la administración local pero que caen en saco roto.

Scroll al inicio