Enésima sangría en Podemos provocada por Yolanda Díaz

Enésima sangría en Podemos provocada por Yolanda Díaz

La lideresa de Sumar, Yolanda Díaz ha provocado de nuevo una sangría dentro de la coalición morada que le aupó hasta la Moncloa. Después de los vetos en puestos de salida en las listas de Sumar ahora Díaz habría pedido que en el nuevo gobierno de coalición no estuvieran los actuales ministros que representan a la formación morada,a  Podemos. Así, acabaría con Irene Montero, Ministra de Igualdad en funciones hasta el nombramiento de su sucesor/a y con Ione Belarra.

Ayer se produjo el enésimo desencuentro, el primero desde la nueva investidura de Pedro Sánchez, así, Yolanda Díaz habría ofrecido a Nacho Álvarez, actual secretario de Estado en derechos Sociales -en funciones-, un ministerio como representante de Podemos.

El ofrecimiento ha sido a cambio de lo que el propio entorno de Yolanda Díaz califica como “ataques desde Podemos”, lo que enfadó mucho a la formación morada cuya secretaria general recordó que compete a Podemos elegir a las personas que formarán parte del nuevo ejecutivo de coalición entre Sánchez y Yolanda Díaz. “No aceptamos imposiciones y menos a cambio de nuestro silencio

Esto a su vez provocó que el afectado, Nacho Álvarez dimitiera de todos sus cargos en la formación formada y por tanto desangrara un poco más a la formación que abanderó las políticas sociales y es un desencuentro más entre Podemos y Sumar, en esta guerra abierta desde el entorno de Yolanda Díaz a la formación de Podemos que ya le ha declarado abiertamente la guerra, como indicó su ex-secretario general y fundador Pablo Iglesias, quién fue el mentor en la antigua Unidas Podemos de la propia Yolanda Díaz.

Una fractura entre Podemos y Sumar que se agranda día a día quizá por el interés de la propia Yolanda Díaz de quitarse de en medio de los que un día la auparon hasta la Moncloa.

Más deserciones y decepciones

 

capture 20231118 122513

Lo que antaño fue una unión de intereses Unidas Podemos, ahora se desangra cada uno por su lado, y si bien Izquierda Unida apoyó firmemente a Yolanda Díaz a pesar de sus traiciones a Podemos, la formación morada no ha olvidado todos los desencuentros de la nueva marca de izquierdas Sumar, que ya bien podríamos rebautizar como “restar”.

Así, el que es Ministro de consumo -en funciones- Alberto Garzón, ayer mismo comunicó su dimisión a su vez como coordinador general de Izquierda Unida, lo que agrava la crisis de esta facción o partido, cada vez más diluído dentro de Sumar.

Lo que sí ha conseguido pacientemente y a la vez astutamente Yolanda Díaz es que la sopa de siglas que conforman Sumar se diluyan y apaguen su voz poco a poco, se desangren entre dimisiones y deserciones y así a la “competencia” tenerla cada vez más débil para formar un gran liderazgo unipersonal sobre su persona. Inteligente ha sido, mucho, y oportunista según relatarían muchos militantes de izquierdas.

Yolanda Díaz

 

capture 20231118 122414

Es que Yolanda Díaz pasó de ser una persona normal, a ir vestida con trajes de alta costura, con un peinado impecable y una visión muy alejada de lo que sería una líder de izquierda radical, rompiendo moldes y evitando etiquetas, lo que le ha permitido jugar sus cartas y eliminar posibles contrincantes en la izquierda que ahora ella abandera casi como alma mater.

La que ha sido vice-presidenta de España y parece volverá a serlo ahora muestra su puño de hierro y olvida quién le dio la oportunidad en política, pero otro líder la escogió a dedo y el alumno ha superado al maestro en estrategia, y ahora se posiciona como la lideresa de la extrema izquierda española bajo una imagen de persona afable y normal, muy alejada de la imagen que ven sus oponentes de izquierdas.

Scroll al inicio