Los vecinos del Saler advierten de los vertidos sin depurar de la Gola de Pujol que tiñen de verde las playas cercanas

Los vecinos del Saler advierten de los vertidos sin depurar de la Gola de Pujol que tiñen de verde las playas cercanas

Los vertidos de aguas sin depurar al mar dejan las playas cercanas con agua color verde

 

Los vecinos de la Devesa del Saler vuelven a denuncian el agua verde frente a sus costas provinente del Lago de La Albufera. Un año más a través de la Gola de Pujol las aguas de La Albufera se vierten al mar sin depuración alguna y el exceso de algas en el agua hace teñir las playas de un verde intenso.

Las aguas del lago vuelven a estar verdes por la presencia de múltiples algas, pero a través de las Golas llegan al mar Mediterráneo sin depuración alguna. Además denuncian que falta oxígeno en el agua lo que provoca a veces la mortandad de peces. Vuelven a denunciar que un año más se han de bañar en playas con agua verde y exigen soluciones y una depuración real de las aguas antes de verterlas al mar.

Recuerdan las multas de la UE por los vertidos sin depurar al mar de España, y que no ha puesto solución a este problema el estado desde hace años. Exigen que las aguas se depuren antes de ser vertidas y se controle las aguas de La Albufera, Parque Natural, con gran presencia de nitritos y de algas que eliminan parte del oxígeno de estas aguas y produce de vez en cuando mortandad de peces.

Los problemas se multiplican por la costa valenciana

 

La solución no es clorar las aguas como hizo la Consellería de Agricultura en manos de Compromís hace unos años. Una solución de echar lejía en acequias y playas contraria al Medio Ambiente que ocasionó que la Guardia Civil impusiera una multa económica de gran valor a la Generalitat Valenciana por su ataque con estas medidas al propio medio ambiente.

En el propio lago no ha sido hasta hace unos años que la presión popular ha hecho al Ayuntamiento de Albal realizar las obras para conectar al alcantarillado la zona de Santa Ana. hasta ahora lanzaban a la acequia y luego ésta a La Albufera las aguas residuales de toda la zona de ocio y deportiva. Existen zonas alrededor de La Albufera aún sin canalizar sus aguas negras y menos depurarlas, incluyendo zonas industriales.

Hace algunos años las playas valencianas se cerraron en numerosas ocasiones debido a la presencia de bacterias procedentes de aguas fecales. lo que puso de relieve que aún muchos de los núcleos residenciales y edificaciones próximas a la cosa vierten sus aguas sin depurar directamente a la acequia. Un problema que la Generalitat Valenciana no ha tomado en consideración y sólo ha aplicado parches.

Scroll al inicio