Chimo Puig deja en herencia el Hospital de la Ribera a la deriva

Chimo Puig deja en herencia el Hospital de la Ribera a la deriva

Tras el paso del huracán tripartito por nuestra comunidad, la Consellería de Puig ha dejado patente su ineficaz gestión e incapacidad, en el mantenimiento del Hospital de la Ribera de Alzira, consintiendo a sabiendas vaya a la deriva.

Así pues, se espera que el PP asuma desde ya sus competencias para salvar esta nula gestión del Consell que clama desde todas sus esferas, actuaciones urgentes.

Los usuarios ponen en valor como único elemento al personal que allí trabaja

 

Esta misma semana hemos podido comprobar el estado de numerosas zonas del hospital, empezando por el área de urgencias respiratorias, la cual posee un pésimo mantenimiento, sus habitaciones con camas oxidadas, paredes desconchadas, rayadas, agujereadas, con enchufes rotos, antenas de tv que ni se sostienen, sofás para pacientes y acompañantes con agujeros enormes, desagües de los lavabos completamente oxidados, dispensadores de jabón rotos, ventanales que en muchísimos meses no se han limpiado, goteros de pie que dan a los pacientes que ni se pueden arrastrar porque están estropeados y para colmo sucios, unas duchas con un escaloncito para muchos que deseen acceder en silla de ruedas, insalvable …y esto sólo en una habitación de urgencias respiratorias.

Es urgente una renovación de todo el mobiliario de las habitaciones y una reforma de las instalaciones de los baños adecuando a la ley de accesibilidad universal esas duchas en las que no se puede pasar con una silla de ruedas por uno mismo.

Ya visitando el centro es inevitable ver cientos de goteras, agujeros en los techos, humedades insalubres en las salas de espera, wc mal señalizados mientras empleados se quejan de sus pésimas condiciones laborales desde que fueron revertidos del área privada a la pública, están hartos y cansados de ser empleados de segunda.

El kiosco que había al lado de la cafetería, fué retirado hace meses, ahora se ha reconvertido en una zona para uso hospitalario, el centro y la consellería hicieron caso omiso al Sindicato CSIF los cuales recogieron más de 700 firmas para evitar el cierre del único kiosco en la zona, en beneficio tanto de los pacientes y familiares como de los propios empleados del cual hacían uso comprando periódicos, revistas, regalos varios, golosinas etc… por desgracia, ahora ya no pueden dispensarse, dado que desde la Consellería no se ha tenido interés en dar una solución real ofreciendo excusas varias que no contentan a nadie.

La principal excusa de la Consellería de Puig es que ese espacio era necesario para dependencias hospitalarias, excusa insuficiente para los usuarios.

Por otro lado, los familiares de pacientes principalmente, dejan un reguero de críticas a la cafetería dada la escasa oferta en el menú con sólo 2 primeros platos y dos segundos a elegir y si es fuera de menú a veces no encuentran nada más que un trozo de tortilla o unas longanizas o pimientos… .

De la fruta se ofrece un par de platitos y de ahí escoge la gente la pieza menos verde para poderla comer. Todo por un módico precio de casi 11€.

“Como cerca no hay nada, no tenemos más remedio que comer y cenar aquí”

Un centro hospitalario sin servicios cercanos alrededor que hacen sea de los más aislados de la Comunitat teniendo en cuenta además la cantidad de pueblos que abarca y desde los cuales sólo es posible acudir en coche privado o taxi.

«Deberían poner autobuses lanzadera para que desde cualquier pueblo se pueda acudir sin necesidad de utilizar el coche.»

Existe un servicio de autobús desde Cullera hasta Alzira que pasa por la puerta con una frecuencia de cada dos horas.

Es patente la cantidad de mejoras básicas y específicas que se reclaman desde todas las esferas.

Deberes pendientes muy urgentes para la Consellería de Mazón con este centro hospitalario que tuvo mejores momentos años atrás y que hoy es conocido gracias al Tripartito de Puig como la vergüenza de la Ribera.

Múltiples alcaldes de distinto signo político de la zona han pedido una intervención urgente del hospital para mejorar la calidad asistencial, y acabar con los múltiples problemas que acumula un hospital donde no se puede aparcar en sus alrededores, es inaccesible y donde las listas de espera se eternizan y los problemas se acumulan para pacientes y familiares.

Scroll al inicio