El soterramiento de vías de Serrería en vía muerta. Una propuesta por cada actor del problema

El soterramiento de vías de Serrería en vía muerta. Una propuesta por cada actor del problema

Esta mañana se ha producido una reunión en Madrid entre el Ministerio de Transportes y el Ayuntamiento de Valencia. La reunión se ha celebrado entre el concejal de Grandes Proyectos urbanos Pepe Marí Olano con la directora general de Transportes, Marta Serrano, en la sede del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA). El concejal ha estado acompañado en la reunión por el secretario autonómico de Infraestructuras y Transporte, Vicente Domine, en representación de la Generalitat Valenciana, administración que se ha comprometido también a cofinanciar esta infraestructura, “tan estratégica y necesaria para Valencia porque permitiría acabar el jardín del Turia y prolongar el paseo de la Alameda hasta el mar”.

Olano ha calificado como decepcionante la reunión mantenida en Madrid, y afirma que el Ministerio de Transportes se ha negado a impulsar un acuerdo para financiar el soterramiento de las vías de Serrería con un nivel de inversiones equivalente al que está ejecutando en actuaciones ferroviarias similares en Bilbao o en el área metropolitana de Barcelona.

Las alternativas de los distintos actores

Las distintas administraciones e implicados cada cual ofrece una solución o alternativa distinta, y no se ponen de acuerdo.

El Ministerio de Transportes ofrece hacer un sombrero a las actuales vías, que salen junto al cementerio del Grao y un colegio y estrangulan la avenida de Francia y la Alameda. Así, el Estado ofrece construir con hormigón unas pantallas y encima crear un paseo peatonal en altura, tapando las vías y para integrarlas ofrece realizar un talud de tierra a modo de jardín. Esta alternativa añade que en su paso por el río Turia estaría igualmente encajonado, suponiendo un problema para la futura continuidad del jardín del Turia y su conexión con el futuro Parque de Desembocadura sería a través de este talud sobreelevado.

El Ayuntamiento exige el soterramiento desde la salida actual desde la Calle Juan Verdeguer hasta su paso por la Autopista del Saler, así, podría dar continuidad a la Avenida de Francia, a la prolongación del Paseo de la Alameda y conectaría la zona del Camí de les Moreres con Nazaret.

Por su parte, la Federación Vecinal de Valencia exige que el soterramiento se efectúe al menos hasta la zona de Fuente de San Luis, para así contentar a los vecinos de Nazaret y La Punta.

La Federación Vecinal pedirá nuevas reuniones a las administraciones públicas

Por su parte la Federación vecinal ha emitido una nota de prensa asegurando que de nuevo solicitará nuevas reuniones con las administraciones públicas para mostrar su reivindicación y malestar.

La Federación vecinal ha solicitado una nueva reunión tanto con el Gobierno municipal como con la Delegación del Gobierno central para recibir información directa sobre las conclusiones de este encuentro, así como con la Generalitat Valenciana también como parte implicada en el proyecto.

La presidenta de la FAAVV María José Broseta ha recordado que ésta no es una cuestión de ciertos barrios, es un tema de ciudad que tiene que ver con la vertebración real de Valencia.

Tal y como ha señalado la portavoz vecinal, aunque los inicialmente afectados son los vecinos y las vecinas de la fachada marítima, “ésta es una cuestión que afecta al conjunto de la ciudad y que es decisiva para llevar a cabo una verdadera vertebración del territorio”.

“Es una reivindicación histórica y es inadmisible que, cuarenta años después, aún no se haya concretado el desarrollo un proyecto que es totalmente necesario y que ha de poner fin a la barrera existente entre el cauce histórico del río y el nuevo que nos impide comunicarnos”, ha explicado Broseta.

La solución para la Federación pasa por un convenio con una financiacióna  tres bandas, Ayuntamiento, Generalitat Valenciana y Ministerio de Transportes.

Los vecinos más afectados, los del Barrio de PenyaRoja nuevamente se han enterado por este medio de comunicación de lo acontecido, después de que en la reunión entre Federación vecinal (a la que pertenecen) y Ayuntamiento ni siquiera fueran invitados.

Scroll al inicio