El Ministerio de Igualdad condena dos nuevos asesinatos por violencia de género, de dos mujeres, en las provincias de Alicante y Málaga

Un verano negro en violencia machista o de género obligará a revisar la estrategia de lucha contra esta lacra social

Violencia machista o de género la realidad es que las mujeres siguen muriendo a manos de hombres

 

Da igual como lo denominemos, el nombre jurídico es violencia machista, podemos usar ese término o violencia de género pero la realidad es que esta lacra social sigue incansable aumentando en nuestra sociedad.

40 mujeres han sido asesinadas este 2023, en tan sólo 8 meses. Una escalofriante cifra que deja 40 dramas familiares y 40 familias rotas tras de sí.

En Alzira hace un par de días

 

Hace un par de días era Alzira la que se conmocionaba por un nuevo asesinato de violencia machista o de género. Un policía nacional jubilado de 70 años mataba a su mujer de cinco disparos con su escopeta y luego se suicidaba con su arma de fuego.

La pareja estaba en trámites de separación y Raquel Lorente de 58 años, acudía al domicilio familiar a recoger ropa junto con dos hijos de una relación anterior. Allí el hombre se atrincheró encañonando a la que había sido su mujer y la secuestró a punta de pistola. Horas más tarde se comprobó que los dos habían muerto.

No habían denuncias previas, pero la pareja se había roto y estaba en trámites de separación. De hecho la víctima acudía a recoger los últimos enseres personales de la vivienda conyugal.

18 mujeres asesinadas en tres meses

 

Estas escalofriantes cifras de violencia machista o de género dejan tras de sí 18 vidas truncadas, en total 40 en todo el 2023. Por ello, Igualdad ha convocado a los representantes de las Comunidades Autónomas y a los responsables de Justicia y Fiscalía. Esta convocatoria se realiza cuando hay más de cinco casos en un mes, y en los últimos tres meses se contabilizan 18 casos.

Es necesario llegar a tiempo, y sobre todo se debe de incidir en los más jóvenes y su educación, ya que la violencia de género/machista está cada vez más extendida entre los jóvenes, con actitudes como controlar los móviles de la pareja o decirle con quién puede o no hablar y relacionarse. Es maltrato, no es amor, pero estos hechos se dan cada vez con más frecuencia y cada vez en población más joven.

Otra de las franjas críticas son personas de avanzada edad, jubiladas, donde la posible pérdida de la pareja se ve como un drama y no se analizan las causas que han propiciado dicha ruptura. esto muchas personas lo perciben como el fin de su existencia y deciden no sólo tomar la decisión errónea de acabar con su vida, sino de llevarse consigo para siempre a la que había sido su pareja, rompiendo dos vidas, causando un drama en la familia.

Hay que analizar el comportamiento de la sociedad y actuar para cortar de raíz estos hechos, actuar en la base educativa, social y jurídica. Porque todo lo hecho hasta ahora se ha visto no funciona, no es suficiente, ahora toca hacer una revisión de lo hecho y empezar a analizar los errores propios de sociedad y gobernantes para cambiar de estrategia.

Scroll al inicio