Catalá declara la guerra a los coches en el carril Bus para justificar su inacción en zonas peatonalizadas

Catalá declara la guerra a los coches en el carril Bus para justificar su inacción en zonas peatonalizadas

Policía Local y la EMT Valencia intensificarán los controles sobre los vehículos privados que circulen o aparquen en el carril bus

 

  • EMT y la Policía Local inician una campaña de vigilancia que será informativa durante la primera semana y vendrá seguida de la fase ejecutiva que contempla sanciones de hasta 300 euros.

  • Agentes de la Policía Local y personal de inspección de la EMT se desplegarán por buena parte de la ciudad, principalmente los puntos con la ocupación más frecuente.

Después de la fuerte polémica creada a raíz del aparcamiento continuo de vehículos sobre las zonas peatonales de la Supermanzana de la Pechina y las fuertes críticas de parte de la oposición parece que algo “había que hacer” para demostrar que algo se hace al respecto, dicho y hecho, el Ayuntamiento ha puesto en marcha su maquinaria de publicidad al estilo “Joseph Goebbels“, y ha lanzado una campaña de guerra contra el vehículo privado en el carril bus, eso sí, ni rastro de declaraciones de lo que está sucediendo en La Pechina y en otras zonas peatonalizadas.

Gómez acusa a Catalá de inacción con los coches que ocupan espacios peatonalizados

El equipo de propaganda de Catalá aprovecha la situación para justificar que hacen algo…Campaña del carril Bus

 

A partir del próximo lunes, 22 de abril, arranca una campaña coordinada por la Policía Local y EMT Valencia para sensibilizar a la ciudadanía sobre los perjuicios que provoca para el transporte público la ocupación no autorizada del carril bus-taxi, entre ellas retenciones, colapsos circulatorios, pérdidas de frecuencia y accidentes.

La primera fase de la campaña de control y vigilancia de los carriles reservados a los autobuses de EMT y los taxis se prolongará durante la primera semana. Y será informativa, con avisos, información de la normativa vigente y recomendaciones a las personas usuarias de vehículos privados que recurren con frecuencia al carril bus y dificultan su fluidez.

Pero tras la primera semana, la campaña contempla una segunda fase ejecutiva con las sanciones que marca el actual ordenamiento, y que pueden llegar hasta los 300 euros. La invasión frecuente del carril bus-taxi “va claramente en contra de las dinámicas de un buen servicio de transporte público en la ciudad, ya sea con aparcamientos mínimos o prolongados, o con la circulación frecuente de los vehículos privados que, obviamente, tampoco está permitida”, explica el concejal de Movilidad, Jesús Carbonell.

“Tal y como establece la Ordenanza de movilidad, el transporte público colectivo de personas viajeras es el elemento central de la movilidad urbana. Por ello, el Ayuntamiento de Valencia, en una muestra más de nuestro decidido apoyo a la movilidad pública, pone en marcha esta campaña, plenamente convencidos de que redundará en beneficio de todos. Debemos tener muy presente que el uso del transporte público y su fomento reducen notablemente la utilización del vehículo privado y ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas y a preservar el medio ambiente en la ciudad”, añade Carbonell.

Imagen y semejanza de las campañas de Respecta Valéncia y decálogos de convivencia

Tanto criticó el PP las caras y demostradas ineficaces campañas de respeto y educación y de concienciación que ahora las calca, un hecho que demuestra que siguen la estela de la hoja de ruta marcada por el Govern de La Nau priemro y del Rialto después, porque lo cómodo es no hacer nada y seguir con lo que se hacía hasta entonces.

“Todo ha cambiado para que nada cambie en el Ajuntament de Valéncia”

 

“Pero es que además estamos convencidos de que la primera fase de esta campaña, didáctica y formativa, con agentes de la Policía Local y personal de inspección de EMT alertando sobre los perjuicios y riesgos considerables de la ocupación no autorizada del carril bus, ya redundará en buenos frutos”, subraya el concejal de Movilidad, que ha mantenido diversas reuniones a lo largo de esta semana con responsables de la Policía Local y EMT Valencia.

La idea de esta campaña surge, en el seno de la compañía, a raíz de las reuniones mantenidas con las propias centrales sindicales de EMT Valencia, quienes han solicitado reiteradamente que se acabe con la ocupación no permitida de los carriles bus, pues tal y como señalan, esta práctica, además de perjudicar al transporte público, “incide directamente y de manera negativa en el desarrollo diario de la labor del personal de conducción de la compañía municipal que reclama campañas de control y sensibilización como la que ahora va a ponerse en marcha”.

Scroll al inicio