Miquel Navarro inunda el MuVIM

Miquel Navarro inunda el MuVIM con su muestra del «urbanismo poético» de ciudades imaginarias

La sala Parpalló del MuVIM abre sus puertas alUrbanismo poético’ de Miquel Navarro. Hasta el próximo 10 de diciembre, el museo de la Diputació expondrá las ciudades imaginarias del artista valenciano, premio nacional de Artes Plásticas, junto a cinco esculturas de hierro, acero y aluminio entre las que se encuentra el prototipo de la Pantera Rosa, la popular fuente instalada en 1984 en la entrada sur de Valencia para conmemorar la llegada de las aguas del Júcar.

La corporación provincial estrecha así su vínculo con el creador de Mislata, que hace justo un año exponía en la Sala de Respecte de la sede central de la Diputación, en el Palau dels Scala, sus ciudades de terracota y otras piezas clásicas y actuales. El “laboratorio de Miquel Navarro”, como él mismo definió aquella colección de obras de yeso y hierro bajo el título ‘Fum controlat, fumeral’, se estrena ahora en el MuVIM con una nueva propuesta de la que emana su obsesión por las estructuras urbanas y el agua.

Para Paco Teruel, diputado de Cultura, Miquel Navarro “no necesita presentación, ya que sus obras forman parte del urbanismo que nos rodea y sus premios del orgullo colectivo de las valencianas y valencianos”. El responsable provincial ha recordado que es “la primera vez que uno de nuestros artistas más universales expone en el MuVIM, con una muestra exclusiva”, en la que “vuelve a sorprendernos confrontando su ciudad amurallada con la maqueta del pare Tosca, generando un interesante diálogo que nos invita a reflexionar sobre las ciudades a través del arte”.

Por su parte, el artista ha manifestado que esas urbes son “el pretexto para reunir mis fobias y encantos, lo bueno y lo malo que habita en mi interior”. Pueden ser concebidas “como un cuerpo humano con su corazón y sus extremidades, pero también como construcciones metafísicas en las que no existe el hombre, que es el espectador”. Miquel Navarro admite influencias del constructivismo ruso, la arqueología, las ruinas como elemento romántico, y los ecos de la industria y el medio rural en los que se crió, pero también de “los belenes que tanto me gustaban de pequeño y los cromos de la colección de Nestlé sobre las maravillas del universo”.

Reflexión sobre las ciudades de Miquel Navarro

1 Urbanisme Poetic de Miquel Navarro en MuVIM foto Abulaila 3

Rafa Company, director del MuVIM, ha destacado la importancia de “un creador que tiene obras icónicas en las calles de distintas ciudades españolas y europeas, y que ha expuesto en prestigiosos museos de todo el mundo”. Company coincide con la comisaria de la muestra, Carmen Velasco, en que las ciudades son “materia prima para el pensamiento, el arte y la creación”. El territorio marca e influye a los creadores, y en el caso de Miquel Navarro es evidente “esa huella del agua de las acequias, las chimeneas de las fábricas, los corrales, los insectos, la huerta y el barro”. Un universo propio en el que, según la comisaria de la exposición, “hallamos resonancias históricas que nos remiten al antiguo Egipto, al urbanismo utópico del Renacimiento y la Ilustración, al futurismo, al constructivismo y al surrealismo”.

La comisaria destaca “el talento creativo” del artista y “el sentido y la sensibilidad” del MuVIM como nexo de una exposición en la que el reto era “articular un discurso novedoso de alguien que ha expuesto tanto y tan bien”. En este sentido, Carmen Velasco pone el foco en el “fantástico juego que dan la maqueta del pare Tosca y la obra de Miquel Navarro expuesta a escasos metros, una invitación a reflexionar sobre cómo queremos vivir en las ciudades”. Para Velasco, el creador del Parotet o la Pantera Rosa, entre otras muchas obras, “ha hecho mejor Valencia, dotándola de personalidad escultórica”.

El propio Rafa Company ha insistido en su pasión por la historia del arte y la historia del urbanismo, dos conceptos que se mezclan en esta nueva propuesta del MuVIM. “En 1979 me impresionó la maqueta de la Roma Imperial cuando apenas era un estudiante. Años después tuve un segundo impacto con el proyecto original de Bofill para el jardín del Turia. Después llegó la maqueta del pare Tosca que da la bienvenida a los visitantes de este museo, y ahora vuelve a sorprenderme el diálogo con la obra de Miquel Navarro, una iniciativa que me llena de ilusión”.

Del vestíbulo a la sala Parpalló. Miquel Navarro inunda el MuVIM

 

La obra de Miquel Navarro tomará el museo de la Diputación desde el vestíbulo, compartiendo instalación con la maqueta de la ciudad de Valencia del pare Tosca, hasta la sala Parpalló, que acogerá otra de las ciudades imaginarias del artista, “con una visión poliédrica que no trata en ningún momento de reproducir con fidelidad la trama urbana, en las antípodas del trabajo del pare Tosca”. Cinco esculturas, entre ellas el prototipo de la Pantera Rosa que se levanta en la valenciana plaza de Manuel Sanchis Guarner, completan una muestra que también contará con una acuarela, como estandarte de la producción pictórica de Miquel Navarro.

El jefe de exposiciones del MuVIM, Amador Griñó, ha celebrado que el arte no se ciña a la realidad y que tenga esa licencia de imaginar y fantasear para hacer reflexionar a las personas. En cuanto a las ciudades miquelíticas, tan características del creador del barrio de la Morería, Griñó ha considerado que son “urbes metafóricas, repletas de simbología, producto de la historia y el territorio en el que el ser humano reúne sus conocimientos y obsesiones, sus deseos y frustraciones, sus éxitos y fracasos”.

Todos estos elementos podemos hallarlos en las obras de Miquel Navarro, especialmente en las ciudades de terracota, pero también en cada una de las esculturas que acaban ocupando un lugar destacado en urbes reales como Barcelona, Murcia, Vitoria, Zaragoza, Bruselas, Las Palmas y, por supuesto, Valencia. “En ellas permanece lo inhóspito de la intemperie, la soledad de las grandes vías y el vacío de lo perdido”, concluye la comisaria de esta exposición centrada en el urbanismo poético del creador de la Pantera Rosa, el Parotet y la Mantis, entre otras célebres esculturas.

Scroll al inicio