SOS Castillo Palacio de los Bellvís

SOS Palacio Castillo de los Bellvís

SOS Palacio Castillo de los Bellvís

 

El pasado sábado miembros de la asociación Círculo por la Defensa del Patrimonio, estuvieron en el castillo palacio de los Bellvís, en el municipio de Benissuera, de apenas 185 habitantes, que se encuentra situado en la comarca de la Vall d’Albaida, a orillas del embalse de Bellús.

Acompañados de la alcaldesa del pueblo, Yolanda Úbeda Palau, de la vecina y activista en la defensa del palacio, Sabrina del Val, y de los últimos dueños del palacio, Luís Colomer y su mujer Elena Martí, conocieron de primera mano el estado y las necesidades de un edificio que necesita urgentemente una intervención y una rehabilitación para recuperar su esplendor. No hay que olvidar que el palacio está incluido en la Lista Roja de Hispania Nostra desde el 4 de julio de 2017, hace siete años.

https://listaroja.hispanianostra.org/ficha/castillo-palacio-los-bellvis/

https://noticiasciudadanas.com/valencia-alcanza-28-bienes-en-la-lista-roja/

Este palacio fortificado, conocido también como el palacio de los Colomer o de los Vizcondes de San Germán, está catalogado y protegido como Bien de Interés Cultural BIC, con la anotación ministerial nº: RI-51-0010940, de fecha 04/12/2002, con la categoría de Monumento, y actualmente es de propiedad municipal.

https://dogv.gva.es/datos/2023/07/18/pdf/2023_7822.pdf

SOS Palacio Castillo de los Bellvís

Historia y descripción del castillo palacio de los Bellvís

 

El castillo palacio de los Bellvís, ubicado en la plaza Mayor de Benisuera número 23, es una casa-palacio fortificada de tipo rural, que fue la plaza fuerte del Señor de Benisuera, siendo además utilizada como residencia y factoría agropecuaria.

La parte más antigua se corresponde con el torreón cuadrado (7,2 x 7,4 metros), recayente a poniente, que sobresale de la planta. La característica fábrica de tapia de cal y tierra que se puede ver en la parte posterior parece bastante más antigua y hace suponer que esta torre podría corresponder a un elemento defensivo de época andalusí, que pudo ser  aprovechado por los Bellvís con funciones de torre feudal, hasta que llegado el siglo XVI, éstos decidieron levantar la fortaleza de planta cuadrada que forma el edificio actual (27 x 25 metros), manteniendo su aspecto de fortaleza hasta el siglo XVII, cuando las torres fueron desmochadas y su remate modificado.​

Se desconoce la fecha de construcción exacta del edificio, pero comparando y tomando como referencia esta fortaleza con el castillo de Alaquàs, edificado a partir del año 1582 a instancias del señor de esta villa, Luis Pardo de la Casta, se puede deducir que ambos edificios fueron levantados bajo el mismo patrón: planta cuadrada y patio central. Aquel con cuatro torres y el de Benisuera con solo dos, pero con una galería de ventanas idéntica, cuadradas de arco rebajado.

El castillo palacio dispone de un acceso recayente a la plaza Mayor, con un arco de medio punto con catorces dovelas, situando en la clave del arco un escudo, de época moderna, de los Bellvís, y de otro acceso posterior que se realiza desde el huerto. Destacan en la fachada principal las rejas de hierro forjado de las ventanas que son de muy buena calidad.

El edificio dispone de un patio central rectangular (13 x 10,2 metros) al que se accede a través de dos arcos rebajados. En el lado de estos arcos, hay pocas puertas y ventanas que se abran al patio, transmitiendo la impresión de estar en el patio de armas de una fortaleza militar.

El tapial empleado en la construcción de esta parte central del palacio es distinto a la del lado trasero de la torre antes referida y presenta multitud de ladrillos entre el mortero de cal y arena. La mitad el paramento donde se inscribe la portada del palacio está formada por sillería de muy buena calidad. Junto a esta obra, en el ángulo sudoeste del palacio y recayente a la plaza, se alza una segunda torre contemporánea del cuerpo central e integrada en la planta.

Se puede distinguir una tercera fase de intervención en el castillo. Seguramente se realizó en el transcurso del siglo XVII, por las características de la obra nueva, con arcos de medio punto. La torre primitiva fue reconstruida en buen parte con una esquina reforzada con sillería y un coronamiento de ladrillo cara vista. Para hacer efectiva esta última reconstrucción se utilizó un sistema de construcción a la manera toscana, de la cual quedan en el muro de ladrillo las marcas o agujeros de las viguetas que sostenían los tablones sobre los cuales trabajaban los obreros.

El edificio presenta una planta baja y dos superiores, con la característica andana. Destaca la decoración mural interior de algunas de las estancias del primer piso, bastante deterioradas, en las que todavía se pueden apreciar arquerías góticas fingidas, motivos vegetales y ornamentales, coronas, galones, etc.

Y sobretodo, lo más destacado del edificio son los siguientes elementos. En primer lugar, las escaleras de caracol de ojo abierto o d’ull de Mallorca que sirven para subir tanto a la andana o cambra, como a la torre, tan características de la escuela del mestre Baldomar y de su discípulo Pere Compte, arquitecto de la Lonja de los Mercaderes o de la Seda. Este tipo escaleras las podemos encontrar en el Portal de Quart, en la propia Lonja o en el Colegio del Arte Mayor de la Seda, entre otras grandes obras.

En segundo lugar, la magnífica andana o cambra para la cría del gusano de seda, que tiene en sus muros unas pequeñas estufas con chimeneas para conservar la temperatura de la estancia. Los cañizos y las vigas de madera, algunas de ellas directamente troncos de árbol cubren el techo tanto de la andana como de la torre, donde habría un pequeño espacio para las palomas.

Precisamente tanto en la andana, como en la torre, se encuentran un par de grafitis históricos del siglo XVIII, que se deberían conservar. Uno de 1746, dos años antes del terrible terremoto de Montesa, y el otro de un visitante del año de 1771 en el que se puede leer: «Soi de (nombre de una población ilegible)». En el mismo muro parece haber otros dibujos e inscripciones que deberían ser analizadas y también conservadas.

Y por último, este castillo palacio cuenta con un magnífico celler en el subsuelo, que conserva algunas tinajas, una de ellas completa, que están colmatadas con todo tipo de material pétreo, cerámico, etc. y que sería importante analizar para comprobar la presencia de cerámicas originales que pudieran ayudar a datar mejor la antigüedad del edificio y de los materiales utilizados.

Ayuda de la Diputación de Valencia

 

La alcaldesa de Benissuera, Yolanda Úbeda, ya ha pedido la ayuda necesaria a la Diputació de Valencia para iniciar las obras de rehabilitación, contando ya con el correspondiente Plan Director para llevar a cabo la recuperación completa de este BIC.

Por su parte, la vicepresidenta primera y responsable de Cooperación de la institución provincial, Natàlia Enguix, manifestó el pasado mes de junio que la Diputación “está cerca de todos los municipios valencianos, pero muy especialmente de los más pequeños, los que disponen de menos recursos y necesitan más a la institución para mantener los servicios y la calidad de vida de sus vecinas y vecinos”.

Enguix destacó que, además de los 700.000 euros que Benissuera tiene asignados en el Pla Obert d’Inversions, 80.000 euros más que en la pasada legislatura, “hemos instado a la alcaldesa a realizar la solicitud de ayuda para rehabilitar el castillo a través de las subvenciones para patrimonio histórico que la Diputación ha recuperado después de seis años sin concederse”.

El castillo palacio de los Bellvís será la piedra angular de Benissuera, el principal referente urbano y sociocultural del pueblo, tal y como ha afirmado su alcaldes, Yolanda Úbeda.

Scroll al inicio